Rousseff denuncia que Temer quiere "privatizar" las reservas de petróleo

La suspendida Presidenta acusó al mandatario interino de querer acabar con el modelo implantado en los últimos años, que reserva parte de las regalías generadas por la extracción petrolera a iniciativas en el área de educación y que obliga a la participación de la estatal Petrobras en todos los proyectos de explotación.

La suspendida presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, afirmó ayer que el mandatario interino, Michel Temer, pretende "privatizar" las gigantescas reservas de petróleo descubiertas en aguas profundas del Atlántico, lo que además restaría recursos de las regalías de esos yacimientos que se dedican a la educación del país.
"Sabemos dónde está ese petróleo, conocemos su calidad y lo quieren privatizar, pues eso es lo que significa destinarlo a unos pocos grupos económicos", dijo Rousseff en una conversación con sus partidarios a través de redes sociales.
Rousseff sostuvo: "están queriendo acabar con el modelo" implantado en los últimos años, que reserva parte de las regalías generadas por la extracción de ese petróleo a iniciativas en el área de educación y obliga a la participación de la estatal Petrobras en todos los proyectos de explotación.
La mandataria, suspendida en sus funciones para responder a un juicio político que puede llevar a su destitución, criticó así una serie de medidas económicas anunciadas por el gobierno interino de Temer el martes.
PROPUESTAS PRIVATISTAS
Una de esas propuestas, que debería ser aprobada por el Congreso, abriría la posibilidad de que sociedades diferentes a Petrobras exploten los yacimientos petroleros descubiertos en la llamada región del presal, en aguas profundas del Atlántico brasileño.
"Eso no sería otra cosa que privatizar el presal", dijo Rousseff.
Temer también anunció, entre otras medidas, una reducción de los presupuestos para todas las áreas, incluidas salud y educación, a fin de buscar el equilibrio perdido en las cuentas públicas, para las que logró que el Congreso autorizara para este año un déficit fiscal equivalente a 2,75 por ciento del producto bruto interno (PBI), casi 48.000 millones de dólares.
En la conversación con sus partidarios, Rousseff estuvo junto a quien fue su ministro de Educación, Aloizio Mercadante, quien calificó las medidas anunciadas por Temer como "el mayor retroceso en la historia de Brasil" en esa área.
"La educación tiene que ser prioridad, es lo único que puede garantizar el proceso de desarrollo de un país que, si deja de invertir en esa área, sólo tendrá desorden y retroceso", declaró Mercadante, en alusión irónica a la frase "orden y progreso", escrita en la bandera nacional y que Temer ha adoptado como lema.
Rousseff fue separada de sus funciones el pasado 12 de mayo y sustituida por Temer, en un principio durante los 180 días que puede durar el juicio político al que será sometida.
Si se llegara a su definitiva destitución, Temer completará el mandato que vence el 1 de enero de 2019, pero si fuera absuelta, deberá recuperar el cargo una vez que se publique la sentencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico