Rubén Silva: "hoy no tengo donde vivir"

El 25 de julio se cumplirán seis meses del accidente del agente de Alberto Rubén Silva (29) quien sufrió quemaduras graves luego de una fuerte explosión en una antigua fosa ubicada detrás de la dependencia policial de Kilómetro 8. Hoy en plena recuperación del aquel trágico día reclama por su ascenso en la fuerza y su problemática habitacional.

La vida de Silva cambió radicalmente desde aquel 25 de enero, cuando sufrió un accidente laboral que motivó su traslado a Buenos Aires luego de que estuviera internado en el Hospital Regional en coma farmacológico.

Me preocupa el bienestar de mi familia, pero a la vez también mi situación a la hora de volver a trabajar

"Ahora me preocupa el bienestar de mi familia, pero a la vez también mi situación a la hora de volver a trabajar. No sé si estaré en condiciones y no sé cuánto me llevará volver al servicio que prestaba", expresó ante El Patagónico.

Sobrellevando un estrés postraumático que le impide descansar con normalidad, el policía acarrea las múltiples secuelas que le quedaron como quemaduras en el rostro, cuello y el cuerpo. Hace pocos meses se sometió a una serie de controles de audiometría donde le diagnosticaron hipoacusia en el oído izquierdo.

No he pedido estar en esta situación ni tampoco quiero estar haciendo esto público

Por estos momentos se encuentra gestionando ante la Municipalidad y provincia un subsidio para sobrellevar su situación actual y elevó una nota a la Jefatura policial de Chubut para lograr su anhelado ascenso a cabo primero. "Veo que la solución está al alcance, no es nada imposible y no puedo seguir esperando, mi señora tampoco", dijo y agregó que "estamos haciendo cosas que las tiene que hacer otro sector".

A todo esto se le suma la realidad habitacional, hace poco días se tuvo que mudar de su vivienda que alquilaba en Zona Norte, junto su pareja y su pequeño hijo, Thiago de 1 año, porque le cortaron el servicio de gas, mientras las cuentas se siguen incrementando se le suma un embargo de sueldo.

"Mi cuestión es más que nada anímica, mental. Yo no he pedido estar en esta situación ni tampoco quiero estar haciendo esto público". sostuvo ante este medio.

La incertidumbre del efectivo que está a punto de cumplir nueve años en la fuerza pasa por ver "si vuelvo a trabajar, si es así bárbaro, porque puedo incrementar mi sueldo haciendo adicionales, pero no en las condiciones de antes", lamenta.

"Ahora, se me complicará porque todo este tiempo que transcurre a mí y a mi señora nos preocupa todas las deudas que se nos están generando, que se pueden solucionar pero por nuestra parte no lo podemos hacer y quizás por una ayuda de afuera se puede", manifestó el agente.

Tengo que depender de mi empleador

A la espera de la entrega de una vivienda del IPV dice que: "ahora estamos con trámites de mudanzas, es una casa prestada, donde compartimos los gastos. El tema de la vivienda es muy necesario. Yo estoy dispuesto a tener una charla y tener una solución, sé que está al alcance".

En el transcurso de estos meses la familia de Silva ha contado con la ayuda de familiares, amigos, compañeros de trabajo, sin embargo señaló que "no podemos depender de ellos, yo tengo que depender de mi empleador que es la provincia".

El agente resaltó por otra parte la colaboración hasta este momento del Casino de Suboficiales: "hemos recibido una ayuda muy grande, el círculo de suboficiales por pedido del servicio social quizá nos ayude por este pedido que hice ahora último porque no tengo donde vivir", contó.

En el mes de septiembre Silva tendrá un nuevo examen que determinará si se encuentra en condiciones de volver a la fuerza policial. "En base a eso será con horario restringido, ya por pedido del médico laboral, y la misma psicóloga", dijo.

EL ACCIDENTE

El 25 de enero el agente oriundo de la localidad de Camarones, junto a un compañero limpiaban con un líquido inflamable una antigua fosa ubicada detrás de la dependencia cuando se produjo una fuerte explosión en momentos en que el efectivo miraba hacia la fosa.

Se presume que Silva pudo haber arrojado una colilla de cigarrillo que originó la explosión, ocasionándole graves quemaduras en el rostro y el cuerpo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico