Sabores y artesanías

Los festejos por el Aniversario 115° de Comodoro Rivadavia no solo fueron espectáculos musicales. Un gran patio de comidas y los stands de artesanos tuvieron gran demanda, pero por un tema de espacio debieron ubicarse en diferentes sectores del predio.
En la parte externa se ubicaron los quince puestos de comidas que ofrecían desde papas fritas hasta una porción de cordero al asador.
"Papas fritas caseras. Tenemos papas fritas caseras", anunciaba la pequeña Macarena que atendía un puesto junto a su madre.
"Es buena vendedora. Ella sale y ofrece como loca", contó su mamá, Graciela Ríos.
El stand de Sergio Jaime fue uno de los más requeridos por el público. Una larga fila esperaba por recibir su porción de cordero junto a una porción de papas. "Nadie nos tenía fe porque decían que no iban a comprar y ahora tengo que entregar numeritos de tantas porciones que estamos vendiendo", comentó.
El puesto surgió como una apuesta entre los familiares que veían con buenos ojos establecer un stand diferente pero a la vez muy requerido por los comodorenses.
"¿A quién no le gusta el cordero? A todos nos gusta. Pasa que el producto no se vende cuando vos lo cobrás pensando que en dos porciones salvas el año. Hay que ceder un poco para que la gente que dé un poco", agregó el consagrado asador.
Adentro se ubicaron los puestos de artesanos que ofrecían diferentes productos para toda la familia. Collares y autorretratos fueron los más solicitados por los visitantes. Las trenzas fueron muy requeridas gracias a la promoción dos por una que ofrecían los puesteros.
La oportunidad también sirvió para renovar los equipos de mates y cuchillos de cada persona. Mientras que las delicias de mermeladas caseras tentaron a más de alguna persona.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico