Salvan de morir ahorcado al detenido por el homicidio del bar Los Troncos

El Ministerio Público Fiscal investiga las circunstancias en que Sebastián Cárdenas, el imputado por el homicidio de Lucas Díaz, habría intentado quitarse la vida. Los celadores lo encontraron colgando de una soga en el cuello en su celda individual. Fue hospitalizado y se encuentran internado en una sala de psiquiatría. El 11 de octubre debe comenzar a afrontar el juicio por el que está en prisión preventiva.

Hace diez días Sebastián Cárdenas (25) fue sometido a la revisión de la prisión preventiva que cumple por su participación en el homicidio de Lucas "Chino" Díaz, ocurrido el 26 de octubre de 2015 en el bar "Los Troncos" del barrio Newbery. En esa jornada la justicia le negó la prisión domiciliaria y al día siguiente se fijó la fecha de inicio del juicio en su contra para el 11 de octubre.
En tal contexto, el preso que se encontraba alojado en una celda individual en el pabellón 3 de la alcaidía del barrio Industrial habría intentado ahorcarse ayer a las 2 con la utilización de una soga, precisaron fuentes oficiales a El Patagónico.
Los celadores escucharon los ruidos de patadas contra las rejas de la celda del mencionado pabellón y cuando fueron a ver qué sucedía se encontraron con Cárdenas colgando de una soga atada a su cuello. Lo auxiliaron y solicitaron de inmediato la presencia de una ambulancia.
De esa forma, el presunto homicida fue trasladado al Hospital Regional, donde recibió asistencia médica y se informó que su vida no corre riesgo. No obstante, Cárdenas quedó internado en una sala de psiquiatría al cuidado de especialistas para analizar su evolución.
El fiscal Héctor Iturrioz y la funcionaria fiscal Natalia Gómez tomaron intervención en el caso y solicitaron que se resguarde dicho pabellón. A partir de las 14 de ayer se efectuó una inspección ocular para conocer detalles del accionar del preso, ubicación de dónde habría atentado contra su vida y el secuestro de la soga.
En principio se descartó la participación de otras personas -presos o policías- debido a que Cárdenas estaba alojado solo. Se cree que el accionar del reo fue una puesta en escena para tratar de encontrar algún beneficio, debido a que en los próximos días comenzará el juicio en su contra.

REVES JUDICIAL
El 15 de setiembre el juez penal subrogante, Miguel Caviglia, revisó la prisión preventiva de Cárdenas y le otorgó el arresto domiciliario. Sin embargo, el funcionario fiscal Cristián Olazábal pidió que la medida fuera analizada por otros dos jueces quienes le revocaron ese beneficio y además exigieron a la Oficina Judicial que fije la fecha de juicio.
En ese segunda audiencia los magistrados Mariano Nicosia y Jorge Odorisio analizaron los argumentos expuestos por el juez subrogante y entendieron que la Oficina Judicial no había fijado en tiempo y forma la fecha de debate luego de realizada la audiencia preliminar el 29 de junio. Por ello, exigió al organismo judicial que fije fecha de juicio dentro de 24 horas.
Luego, los jueces entendieron que corrían los riesgos de entorpecimiento de la causa por parte del imputado y finalmente le dictaron la prisión preventiva a Cárdenas por el lapso de un mes en que debe iniciarse el juicio oral y público por el crimen de Díaz.
Finalmente la fecha de comienzo fue fijada para el 11 de octubre. De acuerdo a la acusación de la Fiscalía, en los primeros minutos del 26 de octubre de 2015, Díaz discutió con Cárdenas que oficiaba de personal de seguridad en el bar ubicado sobre la calle San Martín casi Patagonia, en el barrio Jorge Newbery. El imputado extrajo un cuchillo y se lo clavó a la altura del corazón. El cuerpo luego fue arrastrado varios metros hasta la calle donde lo encontró la policía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico