San Andrés: donde habita la alegría colombiana

Es una pequeña isla de Colombia para disfrutar de la playa, practicar deportes náuticos, bucear y hacer ecoturismo. Su gente mezcla lo mejor de varias culturas, llenando de música y baile sus calles.

San Andrés es una isla ubicada en Colombia que le da el nombre al archipiélago, uno de los principales destinos turísticos del Caribe. Cuenta con alrededor de cuarenta sitios para bucear, playas de arena blanca, y un mar azul.
Una de sus características es la actitud despreocupada de sus habitantes, lo que hace de la estadía de los turistas un tiempo de relax y alegría. Es que es un pequeño paraíso en el que las influencias de ingleses, españoles, piratas y corsarios se mezclaron para dar como resultado una cultura rica que se mueve al son del reggae.
En las calles se les oye hablar "creole", una mezcla de inglés isabelino, español y dialectos africanos; también hablan español e inglés moderno, por lo que la comunicación con los viajeros es muy sencilla. Esta reunión cultural dejó una huella en la música entre la cual se encuentran el reggae, reggaeton, raga, soca, calypso, merengue, vallenato y salsa.
Sin dudas, la tarjeta de presentación de San Andrés es su mar de siete colores que alberga peces coloridos y corales rebosantes de vida que encantan a los viajeros. Es un destino perfecto para disfrutar de la playa, practicar deportes náuticos, bucear y hacer ecoturismo.
Después de una tarde de playa y compras en el puerto libre, la noche se presenta con fuerza para llenar de música y baile el ambiente.
San Andrés es una isla pequeña con 26 km2 de extensión que a pesar de tener hermosos cayos y un mar de siete colores, se puede literalmente alquilar un carrito de golf para recorrerla y conocer los principales puntos turísticos. Entre ellos: San Luis y sus casas tradicionales, el Hoyo Soplador en el extremo sur y en el lado oeste descubre la Piscinita, la Cueva del Pirata Morgan y la Casa Museo Isleña.
Cabe destacar que un viaje a San Andrés no está completo sin acercarse a sus islas hermanas: Providencia y Santa Catalina. En las islas del archipiélago, que cuenta con la Reserva de la Biosfera Seaflower, declarada por la UNESCO, los turistas se asombran con los colores de la vida submarina; se divierten con actividades como kitesurf, windsurf y jetski; nadan en piscinas naturales que las olas han esculpido en las rocas y saborean platos preparados con lo mejor del Caribe.
Nadar entre mantarrayas, practicar snorkel y bucear en arrecifes de coral que permiten una visibilidad que supera los treinta metros son algunos planes que encantan a quienes llegan a las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina en Colombia. Los visitantes también se relajan con el ritmo sencillo del reggae, admiran parques naturales, caminan por playas desiertas y gozan con el paso lento del tiempo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico