San Antonio es la primera empresa que envía telegramas masivos de suspensión

La compañía notificó a 300 trabajadores sus suspensiones sin sueldo a partir del 1 de setiembre, sin garantías de continuidad laboral. "Si están probando y nadie le pone freno, van a ir por DLS, SP y el resto de las empresas", advirtió Carlos Martínez, referente de los trabajadores de San Antonio Internacional.

Con 300 telegramas de suspensión sin garantía de estabilidad laboral, San Antonio Internacional (SAI) es la primera compañía que arriesga a ponerse a los petroleros en contra. Los trabajadores preparaban anoche las presentaciones ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, mientras la comisión directiva negociaba en Buenos Aires.
El telegrama de SAI dice que la crisis es dramática, por lo que pone en stand by a una serie de trabajadores. "Hacemos expresa reserva de nuestro derecho a adoptar, una vez culminada la suspensión que le estamos notificando, toda aquella medida que con pleno arreglo a la normativa vigente decidamos", remata el texto.
"Han salido 300 telegramas con suspensiones sin goce de haberes durante un mes. Algunos desde el 1 de agosto y otros desde el primero de setiembre", dijo Carlos Martínez, referente de los delegados de SAI en diálogo con El Patagónico. "Son trabajadores de toda la cuenca, tenemos compañeros en Santa Cruz", subrayó.
"Están tirando mucho de la soga y esto va a ser un estallido social si no hay solución. El mes pasado, las empresas metieron la mano en el bolsillo a los trabajadores con las guardias y ahora quieren venir con las ocho horas; tampoco quieren pagar el aumento salarial", apuntó Martínez.

PRESION EMPRESARIA
El referente de SAI explicó que la presión empresaria es para que los trabajadores acepten el esquema de ocho horas de jornada laboral, de modo de cambiar una porción del sueldo -no se pagarían las horas extra ni las de viaje- por conservar el puesto de trabajo. Los diagramas serían modificados con la finalidad de distribuir a todos los operarios.
Martínez estaba anoche en la sede de su agrupación, en el barrio industrial, donde llegaban los trabajadores con los telegramas. "La primera es San Antonio, y si están probando y nadie le pone freno, van a ir por DLS, SP y el resto de las empresas. Nosotros no vamos a tolerar que los trabajadores padezcan la crisis. Quieren que la crisis la paguen los trabajadores", afirmó.
"Las bases están caldeadas y los compañeros ya quieren salir a las rutas. Queremos transmitir tranquilidad porque hay reuniones en el Ministerio de Trabajo que vamos a respetar. Pero también vamos a decir que los mayores responsables de todo esto son la CEPH y la CEOPE", criticó Martínez en referencia a las dos cámaras empresarias.
Los operarios SAI ya tuvieron un enfrentamiento con la patronal en abril, cuando denunciaron el intento de reducción de cuadrillas en el sector Transporte, que luego la empresa desmintiera en una solicitada.
"Las empresas están jugando al límite, hay mucha preocupación por cómo están actuando antes de la finalización del acuerdo -el firmado el 1 de febrero, que concluye el domingo- y lo que va a ser después", remarcó Martínez. "Hoy no estamos pensando en la planta de Termap, o algo por el estilo, pero las consecuencias van a ser grandes", sostuvo.
Hoy el ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca (h), tendrá una gran demanda de los petroleros. "Estamos preparando una nota con la disconformidad de las ocho horas y de las suspensiones para que le llegue", añadió Martínez.
En tanto, el secretario general de Petroleros Privados Chubut, Jorge Avila, y sindicalistas petroleros de Santa Cruz se reunirían con el funcionario del presidente Mauricio Macri hoy a las 15.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico