Sandra Copa denuncia que presionaron a los testigos del homicidio de su hija

Para hoy está prevista la audiencia preliminar a juicio por el homicidio de Anahí Copa, ocurrido la madrugada del 8 de diciembre en el barrio Quirno Costa mientras amamantaba a su bebé y tirotearon una casa contigua donde reside la familia Nieves. La Fiscalía ya adelantó que pedirá 15 años de prisión para Rodrigo Soto, que llega a esta instancia bajo prisión preventiva, y para Diego Serrano, hoy en libertad. La madre de la víctima denunció ayer ante El Patagónico que los testigos que se comprometieron frente a ella a dar su testimonio en la causa, ahora se retractaron.

En la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, hoy tendrá lugar la audiencia preliminar a juicio en la que se prevé que la fiscal Camila Banfi planteará que la causa sea elevada a juicio y en donde dará a conocer las pruebas con las que cuenta. El Ministerio Público ya presentó la acusación de la causa y anticipó que pedirá 15 años de prisión para los dos imputados.
El 10 de febrero se realizó una audiencia de revisión de la prisión preventiva que viene cumpliendo desde mediados de diciembre Rodrigo Alexis Soto, en la que el juez Mariano Nicosia confirmó la extensión de esa medida hasta hoy.
Soto es señalado como el presunto autor del disparo que terminó con la vida de Anahí Tamara Copa, el 8 de diciembre de 2015 en el barrio Quirno Costa. La joven madre, baleada mientras amamantaba a su bebé, fue una víctima colateral del enfrentamiento entre sus vecinos -la familia Nieves- con un grupo antagónico que sería encabezado por Ricardo "Richi" Alvarado, según se desprende de la investigación.
El juez entendió que las evidencias aportadas por el Ministerio Público, a través de la fiscal Banfi, eran concluyentes para tener a Soto como probable autor del homicidio agravado por el uso de arma de fuego y le dictó la prisión preventiva hasta la audiencia de hoy. No así para Diego Armando Serrano -presunto conductor del automóvil en el que se movilizaba Soto-, a quien le concedió la libertad con medidas sustitutivas a la prisión.
Ayer se hizo presente en El Patagónico Sandra Copa, la madre de la víctima. Denunció "presiones" a los testigos de la causa. "La abogada de ellos ¿por qué fue a ver a los testigos e intimarlos? Si ellos (los testigos) se han retractado es porque ellos fueron a presionar", cuestionó.
La versión de que algunos testigos tienen intenciones de cambiar la versión que habrían dado en un primer momento, ya había sobrevolado los pasillos judiciales en las audiencias anteriores.
Copa comentó que en diálogo con esos testigos después del homicidio de su hija, "me dijeron que cuente con ellos, pero resulta que ahora se retractaron y eso es porque la abogada se empezó a mover y comenzó a hacer callar a uno y al otro. Yo pienso que hasta a la persona que identificó (a los imputados)".
Sandra contó que será asesorada por una abogada particular, pero destacó que está muy agradecida por el trabajo que ha realizado hasta el momento la fiscal Banfi.

"QUE VAYAN PRESOS"
Con uno de los imputados como Serrano que llegará en libertad a esta instancia, cuestionó: "yo quiero que los dos vayan presos. El (Serrano) dice que tiene que estar afuera por sus hijos, y mi hija también tenía sus hijos. Mi hija no les hizo nada a ellos".
Sandra la recuerda como una mujer trabajadora y excelente madre que sólo se limitaba a sus hijos. Estudiaba durante la semana y el fin de semana trabajaba cuidando abuelos.
El bebé de Anahí ya tiene un año y cuatro meses. Se salvó de milagro aquella madrugada. Una de las dos balas perdidas que mataron a su madre le rozó la mejilla mientras era amamantado. Su mano quedó con secuelas del balazo porque la piel le quedó replegada y también lleva una marca en su rostro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico