Santiago pasó de "autor" a "instigador"

Se concretó ayer la audiencia de formalización de investigación que tiene plazo de ley de 6 meses para sustanciarse. No obstante, el juez Mariano Nicosia planteó cuestiones jurisdiccionales que la fiscalía debe establecer en los próximos 30 días para determinar si la causa no pasa a arbitrio de la justicia federal. Además, se bajó la calificación a los sindicalistas, que de autores pasaron a ser imputados como "instigadores".

El secretario general de Obras Públicas, José Santiago, junto a sus adjunto y gremial, Claudia Vidal y José Luis Ogas, quedaron imputados ayer por el delito de entorpecimiento del servicio de agua potable, y aunque la calificación planteada por la fiscalía era en grado de "coautores", el juez Mariano Nicosia determinó que la misma sea como "instigadores".
Lo hizo tras plantear una corrección en el grado de participación de los imputados y considerando que quienes son materialmente responsables del hecho que se investiga no son sino los trabajadores del acueducto.
El fiscal de Estado, Miguel Montoya, que fue admitido como querellante, intentó rebatir el argumento recordando la existencia de agresiones sobre trabajadores que definió como "habituales" en el Sindicato de Obras Sanitarias, citando por ejemplo la última toma en la planta de la SCPL de barrio industrial y considerando que en el caso denunciado existió coacción.
Montoya añadió que el hecho puntual que desencadenó la retención de servicios unilateral que dejó sin agua a la zona por 90 horas "se produjo porque quisieron (el gremio) forzar el ingreso de 70 trabajadores".

A CRITERIO DEL JUEZ
No obstante la argumentación, prevaleció el criterio del juez. Además, y aunque quedaron imputados los tres referentes, la defensa planteó que en función del orden de responsabilidades gremiales solo debería serlo José Santiago.
Por otra parte, Nicosia recordó que el corte también había afectado a Caleta Olivia, que de hecho entró en emergencia hídrica tras ese corte, permaneciendo sin recurso durante cerca de 30 días. Consultado puntualmente el fiscal Jorge Iturrioz, detalló la falta de respuesta del municipio santacruceño en relación a la denuncia convocante ayer.
Así, y dado que lo que se planteó fue claramente una cuestión biprovincial, el juez otorgó un plazo de 30 días corridos para que se determine la cuestión de jurisdicción, dado que podría caber intervención del fuero federal y no de la justicia provincial.
Sobre el punto, Iturrioz recordó la antigüedad del ducto caletense para indicar que la rotura que los dejó sin agua se produjo por el vaciamiento originado por el corte de agua programado por la SCPL, y no por los hechos gremiales que lo extendieron otras 80 horas.
La audiencia se desarrolló ayer a mediodía en las oficinas judiciales de la calle Monseñor D´ Andrea y fue presidida por el juez Nicosia, mientras que por la acusación la llevó adelante el fiscal Jorge Iturrioz, y también fue presenciada por el fiscal de Estado -que fue admitido como querellante-, Miguel Montoya, junto al fiscal adjunto, Federico Espiro; la directora penal de la Fiscalía de Trelew, Sofía Gatica, y Mariela Stange, por la Fiscalía de Comodoro.
Además estuvieron presentes los tres imputados, que se negaron a declarar, y Héctor Constanzo, que se constituyó como defensor dado que Guillermo Iglesias -abogado de los gremialistas- llegó al recinto cuando ya había comenzado la audiencia y se le negó el ingreso.
Aunque la protesta sindical que paralizó el servicio durante 5 días en noviembre de 2014 tomó estado público el mismo día en que culminó el conflicto, en un anticipo de lo que será la tesitura de la defensa, Constanzo sostuvo ayer que nada de eso existió y que las 90 horas del servicio obedecen únicamente a la rotura del acueducto.
"Acá no ha habido ningún tipo de retención de servicios. El día 7 de noviembre de 2014 (fecha de inicio del corte de agua) hubo una marcha céntrica a raíz de una reunión entre el gremio y la SCPL y si hubo un corte, de ninguna manera se produjo porque haya habido acuerdo de cortar; ni se produjo ningún tipo de servicio mínimo. Los integrantes del sindicato trabajan siempre igual porque no hubo ninguna comunicación de corte. Los obreros trabajan en condiciones infrahumanas y acá se está tratando de que se corte la cadena por el eslabón más débil, que es el obrero. La SCPL es la que provoca este tipo de desastres. Acá no hay mínimo servicio, ni corte de nada, acá voló, se cortó y no se pudo llenar, y es lo que se va a probar con testigos" sostuvo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico