Se abre "un nuevo y feliz capítulo" para Irán después del levantamiento de las sanciones

El acuerdo nuclear fue saludado por el mundo al unísono, excepto por Israel, un férreo aliado de Estados Unidos y la UE, que nunca apoyo el diálogo con Teherán, pese a todas las garantías presentadas y ratificadas por sus socios occidentales.

Tras años de espera y asfixia económica, Irán vivió ayer su primer día sin las sanciones financieras y comerciales que aislaron al país durante casi una década de los circuitos económicos internacionales, con una clima teñido por el optimismo gubernamental y cierta desconfianza en la calle.
El presidente Hasan Rohani, principal impulsor del acuerdo nuclear con las potencias mundiales que permitió poner fin a las sanciones, comenzó el día celebrando esta nueva etapa en un optimista comunicado que saludó "un nuevo y feliz capítulo".
Rohani felicitó al pueblo iraní por haber soportado las "crueles sanciones" impuestas primero por las potencias occidentales y luego legitimadas por el Consejo de Seguridad de la ONU, y pronosticó que el país crecerá ahora que tiene "el camino abierto para reintegrarse en la economía global", según reprodujo la agencia de noticias EFE.
Desde Washington, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, también celebró.
"Ayer (sábado) se logró un hito para prevenir que Irán obtenga un arma nuclear (...) y lo más importante, logramos este histórico resultado gracias a la diplomacia, sin arriesgarnos a otra guerra en Oriente Medio (...) Estados Unidos, la región y el mundo estarán más seguros", aseguró durante un mensaje a la nación desde la Casa Blanca.
Pese a que la mayoría del mundo celebró con Obama el paso dado junto a Teherán, dentro de Estados Unidos y, especialmente con un año electoral por delante, el acuerdo enfrenta una férrea oposición del Partido Republicano.
El sábado, el mismo día que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) confirmó el cumplimiento de las exigencias a la República Islámica, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) anunciaron el levantamiento de las sanciones que afectan al país persa.
Ayer Suiza se sumó a esta decisión, mientras que Reino Unido, Alemania, Turquía y España celebraron la puesta en marcha del acuerdo y el levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán.
Sin embargo, mientras el gobierno iraní aún celebra el logro histórico del sábado, Estados Unidos anunció ayer que impondrá sanciones contra 11 empresas iraníes vinculadas con pruebas misilísticas, que no entraron dentro del acuerdo nuclear aprobado en Viena el año pasado.
Antes incluso de conocerse esta noticia, la desconfianza y, por momentos, el cinismo ya se sentían en las calles de Teherán.

PRIMERAS IMPRESIONES
La agencia EFE habló con varios ciudadanos y muchos de ellos se mostraron poco convencidos de que el levantamiento de las sanciones internacionales se sienta en la economía real de los iraníes.
Una vez eliminadas estas sanciones, Irán no sólo podrá disponer de unos 100.000 millones de dólares en activos que se encontraban bloqueados en todo el mundo, sino que también podrá volver al mercado internacional de petróleo sin limitaciones.
La mera perspectiva de esa vuelta a los mercados hizo caer los precios del crudo esta semana hasta niveles no vistos desde 2004.
Las cinco potencias con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido) y Alemania negociaron con Irán durante 18 meses para alcanzar este acuerdo, que pone fin a 13 años de conflicto por el programa nuclear iraní.
Irán debe limitar sus capacidades nucleares durante períodos de 10 a 25 años, a cambio de un levantamiento de las medidas punitivas.
El acuerdo nuclear fue saludado por el mundo al unísono, excepto por Israel, un férreo aliado de Estados Unidos y la UE, que nunca apoyo el diálogo con Teherán, pese a todas las garantías presentadas y ratificadas por sus socios occidentales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico