Se armó un ropero comunitario para ayudar a los vecinos más necesitados

Las personas que tengan ropa de abrigo y calzado que no utilicen o sientan la necesidad de donarlos para quienes padecen las inclemencias del frío invierno, tienen ahora la posibilidad de acercar estos elementos al local comercial de Rivadavia 2.558 donde se reúnen esas donaciones. Laura Fiocchetti es la impulsora de este proyecto solidario que tiene como fin poder ayudar a los que menos tienen y que más necesidades padecen.


Siempre que aparece un proyecto solidario, la comunidad responde y acerca donaciones. En este caso la impulsora del proyecto precisó que está iniciativa "surgió del sólo hecho de mirar un poco alrededor de uno y ver que hay mucha gente que necesita ayuda, que está en situación de calle, o que tiene donde vivir, pero necesita abrigo, ropa, en muchos casos son familias numerosas o mamás que viven solas con sus hijos y que su sueldo no les alcanza", subrayó Laura Fiocchetti al referirse a su propuesta de ropero comunitario.
Su idea tomó impulso luego de ver una nota periodística sobre unas chicas que en Buenos Aires tomaron dicha iniciativa y la llevaron adelante con buenos resultados. "Me pareció muy buena la idea" para replicarla, señaló.
Para concretar su propuesta, lo conversó con su esposo quien la apoyó y armó un cartel invitando a la comunidad a sumarse a esta propuesta, luego de revisar lo que su propia familia podía donar para acercar a otros.
Así empezó y hoy se ven los primeros resultados con buenos ojos. "Diría que me sorprende la respuesta de la gente, hay personas que miraban la ropa y miraban para adentro del local con vergüenza de no saber si llevarse o no alguna campera o un gorrito", describió.
Destacó que pese a la crisis, "hay muchísima gente dispuesta a colaborar que me ha enviado mensajes privados por Facebook. Un chico me donó un perchero, hay mucha gente solidaria. ¿Quién no tiene guardado en el placar una prenda que no usamos más?", invitó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico