Se casará con su hijo biológico que dio en adopción hace 30 años

La pareja conformada por Kim West y Ben Ford está planeando una boda especial y analizan alquilar un vientre para tener un hijo biológico.

La polémica historia que por estas horas recorre el mundo, tiene como protagonistas a Kim West (51) y Ben Ford (32), una madre y su hijo, quienes estuvieron 30 años separados y al conocerse se atrajeron inmediatamente.

A los 19 años, Kim West decidió dar en adopción a su hijo a una semana de su nacimiento, tras 30 años separados, en diciembre de 2013, Ford le envió una carta a su madre biológica para proponerle un reencuentro. Sin embargo, aseguran que apenas se vieron, en 2014, comenzaron un vínculo entre madre e hijo más que inusual.

"Cada vez que tenía relaciones sexuales con mi esposa Victoria, me imaginaba que era mi madre, sino no hubiese podido excitarme", describe el propio Ford al diario The New Day. La pareja afirma haber sentido atracción sexual "desde el minuto 1". Y el primer beso fue acompañado con una botella de champagne en un hotel, justo antes del sexo. Tres días después de haber tenido relaciones sexuales por primera vez, Ford le dijo a su esposa que ya no la quería más y que se iría a vivir con su madre biológica.

Los "amantes imposibles" -viven juntos en Michigan desde hace dos años- dicen tener una conexión sexual "alucinante" y sueñan con tener un hijo.

West, que trabaja como una diseñadora de interiores, dijo a la periodista Alley Einstein, de The New Day: "Esto no es incesto, es Atracción Sexual Genética (GSA, por sus siglas en inglés). Somos como dos gotas de agua y estamos destinados a estar juntos". Y siguió: "Sé que la gente va a decir que somos repugnantes, que debemos ser capaces de controlar nuestros sentimientos, pero cuando uno es golpeado por un amor que te consume, estará dispuesto a renunciar a todo por él. Hay que luchar por él. Es una oportunidad única y algo a lo que Ben y yo no estamos dispuestos a renunciar".

La pareja está planeando una boda especial y tendrán en cuenta el alquiler de un vientre para tener un hijo biológico. El incesto es ilegal en el estado de Michigan, pero dicen que estarían dispuestos a mudarse a donde "les permitan ser felices legalmente".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico