Se conocieron 34 años después de la guerra: "pichón, tu carta me mantuvo vivo"

Jorge Zatko tenía 15 años cuando le envió una carta a un ex combatiente de Malvinas para brindarle su apoyo y la respuesta de Mario Luis Ponce la conserva hasta el día de hoy. Luego de una larga búsqueda, se conocieron ayer en los festejos del Bicentenario que se llevaron a cabo en la ciudad de Buenos Aires.

Cuando comenzó la Guerra en Malvinas, Jorge Zatko, tenía tan solo 15 años y participaba de un grupo Scouts de Luján, del cual surgió la iniciativa de enviarles cartas a los soldados para darles ánimo, ya que se encontraban defendiendo la soberanía argentina en las Islas. "La única carta que contestaron fue la mía, la cual conservo al día de hoy", relató Zatko al recordar la emoción que le causó en ese momento.

Pese a que intentó dar con el ex combatiente que le contestó la carta, la cual estaba fechada en Puerto Argentino y con el remitente a nombre de Ponce Luis Mario – por más de 34 años, nunca pudo dar con él sino hasta ayer.

Es que el tan ansiado encuentro logró concretarse a partir de que hace un año "una pariente – que es maestra - le dio como consigna a sus alumnos intentar ubicar a este soldado a ver qué había sido de su vida" y por esas cosas de la vida, dieron con Mario en la provincia de Córdoba.

carta jorge.jpg

"Hizo la conscripción en Sarmiento (Chubut) y de ahí fue trasladado a Malvinas. Fue de los primeros que pisaron el suelo malvinense y de los últimos en retirarse. Lo único que lo dejaron traer consigo era el manojo de cartas", relató Zatko a El Patagónico, quien guardó la carta que le contestó aquel soldado como un valioso tesoro.

Ayer, Jorge esperaba con ansias el reencuentro, y a través de su cuenta de Facebook compartió la emoción de poder ver cara a cara al soldado que respondió su sentida carta.

Embed

Ayer – finalmente luego de 34 años – se pudieron conocer en los festejos por el Bicentenario en Buenos Aires, cada uno acompañado con su familia. La voz se le entrecorta a Jorge al recordar las palabras que le dijo Mario: "pichón, tu carta me mantuvo vivo".

SI bien le quiso devolver su carta, el ex combatiente insistió en que se la quedara: "flaco, quédatela, esas son cosas que se guardan en el corazón" , pese a que las letras vayan perdiendo su color.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico