Se cumplen hoy 25 años sin Freddie Mercury

Hace 25 años moría en su casa de Kensington, Londres, por el deterioro de su salud a causa del sida, Freddie Mercury, una de las más potentes voces de la música popular, que se destacó por haber aportado al rock elementos de la ópera, el gospel y el vodevil y que además logró trasladar al escenario esa particular estética.

Con apenas 45 años, el destacado vocalista había logrado marcar a fuego la escena del rock mundial, al frente de Queen, una banda surgida a principios de los 70 en medio de un contexto musical dominado por el hard rock y el glam, que había logrado amalgamar ambos estilos, además de dotarlo de nuevos elementos que la diferenciaron del resto.

Mercury no sólo pasó a la historia por su espectacular rango vocal y su calidad interpretativa, sino también por sus habilidades compositivas, que lo llevaron a crear verdaderos clásicos, como "Bohemian Rapsody", "Somebody to love", "Good old fashioned lover boy", "Love of my life" y "Crazy little thing called love", entre otros, que combinaban de manera natural la ópera, el gospel, la balada, el rockabilly y el vodevil; en un universo en el que convivían en total armonía Led Zeppelin, The Beatles, Liza Minelli y Liberace.

Freddie Mercury


En vivo, el cantante se destacó por sus electrizantes performances, de las cuales el público argentino pudo ser testigo directo en el verano de 1981, cuando la banda ofreció una memorable serie de conciertos en el Estadio Velez Sarsfield, en Mar del Plata y en Rosario, en un hecho inusual para la época.

A nivel mundial, el legado y el respeto ganado por Mercury a lo largo de su carrera quedó plasmado en el concierto en su homenaje realizado en el estadio Wembley, en Londres, en 1992, del que participaron figuras bien distintas como David Bowie, Metallica, Guns N' Roses, Elton John, Robert Plant, Tommy Iommi, Liza Minelli, Roger Daltrey, George Michael y Annie Lennox, entre otros.

En medio de rumores crecientes, en parte por la muerte de varios de sus amigos cercanos a causa de esta enfermedad, y también por algunas fotos de paparazzis en donde se lo veía extremadamente delgado, Mercury siguió adelante con su labor artística, aunque se mostraba cada vez menos en público.

Finalmente, el 23 de noviembre confirmó a través de su vocero Roxy Meade que era portador del virus del HIV y llamaba al mundo a luchar contra esa enfermedad.

Un día después, casi ciego, postrado en una cama y prácticamente sin poder hablar, Mercury murió en su casa de Kensington, la misma a la que aún se acercan fans de todo el mundo para dejar mensajes escritos en la fachada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico