Se cumplen veinte años de la muerte de Soriano, la voz de los perdedores solitarios

El escritor nunca dejó de escribir ficción, publicó en vida siete novelas y cuatro libros de recopilación de sus artículos; el último, "Piratas, fantasmas y dinosaurios", llegó a las librerías en noviembre del 96, dos meses antes de su muerte.

Osvaldo Soriano (Mar del Plata 1943-Buenos Aires 1997), autor de las novelas "Triste, solitario y final" (1973), "No habrá más penas ni olvido" (1978) y "Cuarteles de invierno" (1980), dejó su huella en la literatura argentina con una obra en la que buscó construir la voz de "perdedores solitarios" para indagar en "una visión irónica de lo que deja la realidad" y a veinte años de su muerte, sigue siendo uno de los escritores más leídos de la Argentina.
Convertido en uno de los escritores más leídos de la Argentina, Soriano murió el 29 de enero de 1997 a los 54 años, víctima de un cáncer de pulmón, dejando una extensa obra literaria y un corpus periodístico en el que se destacan sus crónicas sobre la pelea del 30 de octubre de 1974 en la que Muhammad Alí enfrentó y le ganó una pelea a un George Foreman de 25 años con 40 peleas invicto y amplio favorito, por nocáut al final del octavo round.
"El éxito verdadero es el cumplimiento de algunos de nuestros sueños y al fin de cuentas el único éxito es la felicidad, que es también la primera utopía", aseguraba Soriano en una entrevista realizada por Pacho O´Donnell en 1996 y emitida por Canal Encuentro en 2016, en la que se definía como "un ser poco social" y delineaba algunas constantes de su obra: "los perdedores solitarios" y "la visión irónica de lo que deja la realidad".
"El gordo", como lo llamaban sus amigos, había vivido en Tandil pero su infancia había estado atravesada por los viajes de su padre José Vicente Soriano, inspector de Obras Sanitarias, por distintos pueblos de la provincia de Buenos Aires hasta que en 1953, cuando tenía 10 años, ese itinerario se detuvo en la ciudad de Cipolletti, en la provincia de Río Negro.
Los paisajes, las vivencias de esos días en lugares del sur estuvieron presentes más tarde en sus novelas ya que Cipolletti, Allen, Barda del Medio, Neuquén y Plaza Huincul, fueron territorios elegidos para sus ficciones. Soriano vivió en la ciudad ubicada en el oeste rionegrino hasta mediados de los 60 cuando, ya comenzando su juventud, volvió a vivir a Tandil que fue un destino previo a su llegada, en 1969 durante la dictadura de Juan Carlos Onganía, a la ciudad de Buenos Aires con 26 años.
Si bien su vínculo con el periodismo comenzó en esa ciudad, cuando publicaba columnas en el diario El Eco de Tandil, se consolidó cuando se convirtió en redactor de la revista Primera Plana. Además ejerció como corresponsal de Il Manifiesto italiano y fue uno de los fundadores del diario Página/12, donde trabajó como asesor de directorio y firmó como columnista de contratapas.
Su primera novela "Triste, solitario y final" se publicó en 1973, cuando tenía 30 años, y fue traducida a doce idiomas. En esas páginas Stan Laurel, el actor que protagonizó junto a Oliver Hardy la legendaria serie "El Gordo y el Flaco", cree que llegó el final de su carrera como cómico y entonces recurre a Philip Marlowe, el detective creado por el escritor norteamericano Raymond Chandler para entender las causas.

LOS AÑOS DE EXILIO
En 1976, tres años después de la publicación de su primera novela y con el comienzo de la dictadura cívico militar en Argentina, el escritor y periodista debe exiliarse y se instala primero en Bruselas y luego en París. Al exilio se llevó el borrador de la novela "No habrá más penas ni olvido", que se publicó en 1978. En esos años también publicó "Cuarteles de invierno" y el libro que reúne 16 crónicas y relatos personales, publicadas entre 1971 y 1975, "Artistas, locos y criminales".
Con la vuelta de la democracia, sus novelas fueron llevadas al cine: "No habrá más penas ni olvido" (1983), y "Una sombra ya pronto serás" (1994), dirigidas por Héctor Olivera, y "Cuarteles de invierno" (1984), dirigida por Lautaro Murúa. Los personajes ideados por Soriano fueron interpretados por actores reconocidos como Miguel Angel Sola, Federico Luppi, Ulises Dumont y Rodolfo Ranni.
Soriano regresó definitivamente al país en 1984 y se instaló en Buenos Aires donde escribió y firmó desde mayo de 1987 hasta el 27 de julio de 1996 contratapas del diario Página 12, entre las que estaba la sección "Llamada Internacional", en la que trazaba su mirada sobre la política nacional con una conversación telefónica de un corresponsal que escribía por encargo sobre el menemismo.
El escritor nunca dejó de escribir ficción, publicó en vida siete novelas y cuatro libros de recopilación de sus artículos; el último, "Piratas, fantasmas y dinosaurios", llegó a las librerías en noviembre del 96, dos meses antes de su muerte. Su última novela fue "La hora sin sombra" (1995), dedicada a su padre.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico