Se desplomó un techo frente al Hospital Británico: dos muertos

"En el momento del derrumbe, los obreros estaban hormigonando la planta alta del estacionamiento. Aparentemente, uno de los fallecidos era el arquitecto de la obra y el otro era un obrero", detalló Crescenti, titular de SAME.

Dos muertos, un herido internado y otras posibles víctimas que eran buscadas entre escombros al cierre de esta edición, fue el resultado de la caída de una loza del primer piso de un garage ubicado frente al Hospital Británico, en Perdriel 76, en el barrio porteño de Barracas, informó ayer el servicio de emergencias SAME.
"Son dos las personas que murieron al desplomarse una loza del primer piso de un garage, que permanece aún entre los escombros", precisó a Télam Alberto Crescenti, director del Same.
El director de Defensa Civil de la Ciudad, Daniel Ruso, informó a Télam que siguen removiendo escombros "ya que no tenemos precisión de la cantidad de personas que estaban en el lugar. Por lo tanto, no descartamos que haya más víctimas".
El funcionario agregó que un equipo de 60 personas, entre personal de Defensa Civil y bomberos de la Policía Federal, están trabajando en el lugar "con sumo cuidado, porque hay muchos escombros y vigas muy pesadas".
Uno de los heridos "es un hombre de 20 años con politraumatismos, quien fue derivado al Hospital Penna, en Parque Patricios", dijo Crescenti.
"En el momento del derrumbe, los obreros estaban hormigonando la planta alta del estacionamiento. Aparentemente uno de los fallecidos era el arquitecto de la obra y el otro era un obrero", detalló Crescenti.
El derrumbe se produjo luego de que un piso que estaba en construcción cedió. "Se escuchó un ruido muy grande. Al lado hay un bar y salieron todos desesperados", aseguró Darío, testigo de lo ocurrido.
El capataz de la obra y algunos trabajadores escaparon momentos después de ocurrido el derrumbe.
Un vecino de la zona que es maestro mayor de obras, contó al canal TN que le había resultado sospechosa la ausencia de un cartel en la construcción, y por eso había tomado fotografías ya que el estacionamiento permanecía abierto mientras se construía.
Aparentemente la loza, de unos 30 metros de largo por 10 de ancho, sólo estaba apuntalada por vigas, sin sostén en el medio. Cuando los trabajadores agregaron el cemento, la loza no soportó el peso del material y se produjo el derrumbe.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico