Se dio el primer paso para el cierre definitivo del basural

Las primeras balas de basura compacta fueron arrojadas en el nuevo predio basural, de este modo ya no se arrojará más basura en el viejo predio y se estima que en alrededor de dos meses se podrá comenzar con el saneamiento de ese predio.

Hoy se comenzó a trabajar en la disposición final de los materiales no reciclables que se generan a partir de la basura domiciliaria, con el propósito de garantizar la mejora de la calidad de vida de la población comodorense y la preservación de la salud.

Esta mañana el viceintendente Juan Pablo Luque junto al secretario de Obras Públicas Abel Boyero monitorearon de cerca el fin de las tareas de movimiento de suelo en la "cancha" donde se ubicaran las "balas" que son los bloques de residuos húmedos compactos que se manejan en la planta de tratamiento. Esta metodología permite que no haya "voladura" uno de los principales problemas del antiguo método.

Según consignó Luque se trata de "el comienzo del fin del viejo basural" que tanto perjuicio genera al medioambiente y al paisaje cotidiano de los vecinos que se transportan desde Comodoro a Rada Tilly.

Asimismo Luque recordó que las tareas en la planta de tratamiento "están en pleno desarrollo con un avance en residuos secos". Y que con el movimiento de suelo finalizado se inicia la última etapa para el cierre definitivo del viejo basural. Sin ser taxativo con las fechas, Luque indicó que en los próximos "45 días podríamos clausurar el viejo basural" para comenzar con el saneamiento de ese terreno.

Sobre el tema, el titular de Medio Ambiente de la Municipalidad, Daniel González; explicó que "la Planta de Tratamiento tiene dos funciones esenciales; una de ellas es la clasificación y separación de los residuos para su posterior reciclaje, y otra es la separación de los materiales que no pueden ser reciclados porque están húmedos, contaminados o son de dudosa procedencia y que se deben embalar para su disposición final bajo tierra".

"Hoy –martes-, se comenzó con la colocación de las primeras balas en un espacio que está lindante a la Planta de Tratamiento; que es donde se comprime el material de rechazo, a través de una prensa que compacta la basura en forma de cubo y que alcanza a casi 1100 kg cada uno", detalló.

Asimismo, el funcionario expuso que "las balas son colocadas en el subsuelo de que tendrá ventilaciones porque lógicamente los materiales orgánicos al descomponerse generan gases", al tiempo que aseguró que "este sitio que fue elegido para la disposición final debe durar aproximadamente un año y medio".

En ese sentido, aclaró que "durante este periodo de tiempo se está trabajando firmemente en la búsqueda de un espacio que dure alrededor de 50 años. Ya tenemos en vista algunos pero hay que tener en cuenta ciertas condiciones". Entre ellas, señaló que "si bien tiene que estar dentro del ejido, debe estar alejado de la población y tener la superficie suficiente".

En cuanto a los beneficios del sistema, González afirmó que "no sólo se comprime el volumen de los residuos hasta 5 veces de su tamaño original; sino también, por el tipo de tratamiento se evita todo tipo de vectores como ratones o gaviotas y se erradican las voladuras de desechos que muchas veces terminan contaminando el mar".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico