Se hacían pasar por policías de Brigada

De acuerdo al relato de la investigación que desarrollan la fiscal Camila Banfi y el funcionario fiscal Cristian Olazábal, el jueves a las 4 un conductor identificado como J.L.M. circulaba junto a una compañera de trabajo en un Volkswagen Gol por la calle Código 887 del barrio San Cayetano cuando se le acercó un Volkswagen Gol Trend de color oscuro.
Del interior de ese último vehículo un individuo con un equipo de comunicación radial en sus manos comenzó a decir: "pasame el dominio", "pasame el dominio", hasta que finalmente en calle sin número del barrio Moure el VW Gol Trend le cortó el paso al otro vehículo y sus dos ocupantes se identificaron como policías "de la Brigada".
Según la Fiscalía, Garbarino fue quien se bajó y le pidió la documentación al conductor, para luego arrojársela al interior del auto y decirle que el coche tenía pedido de secuestro. "Dame lo que tengas", le pidió. Mientras, Cárdenas aguardaba parado al lado del auto con un "extensible" en la mano.
La víctima, que recién acababa de cobrar, entregó unos 8 mil pesos que tenía en la billetera. Entonces uno de los individuos le advirtió: "vos no vas a la Fiscalía, no denuncias porque no me cuesta nada encapucharme y hacerte mierda".
De acuerdo a la reconstrucción de la Fiscalía, la pareja siguió con su raid delictivo sobre las 5:40 cuando interceptaron en la avenida Constituyentes y colectora de la avenida Yrigoyen a A.A., a bordo de una camioneta.
Garbarino y Cárdenas se bajaron del automóvil con extensibles en la mano. "Que cagazo que me hicieron dar, creía que me iban a robar", les dijo la víctima creyendo que eran policías.
Ante esto, uno de los individuos le dijo: "más el cagazo que te vas a pegar ahora, somos de la Brigada". Le aplicaron la primera descarga eléctrica con una picana y le dijeron que si pagaba 10 mil pesos no le iban a hacer nada.
La Fiscalía imputa que Cárdenas se subió a la camioneta de la víctima y le aplicó una segunda descarga, mientras lo obligaba a conducir hasta el cajero del Banco Patagonia. Garbarino los siguió por detrás en el automóvil.
La víctima realizó cuatro extracciones. Tres de 3 mil pesos y una de mil pesos. Una pareja que ingresó al cajero fue alertada con señas por la propia víctima que estaba en problemas y estos llamaron al 101. Describieron el auto y dijeron que adelante no tenía chapa patente.
Una vez que se hicieron del dinero de A.A., Cárdenas se subió al auto y la pareja de inspectores se alejó del lugar mientras la víctima se fue en su camioneta hasta la Seccional Tercera.
Mientras, el alerta de los testigos a la comisaría fue recibido por el patrullero a cargo del oficial Campos de la Seccional Tercera y los sospechosos fueron sorprendidos en la calle Pablo Ortega y Blanc, en cercanías del Banco Patagonia, cuando uno de ellos orinaba en un paredón. Le dijeron a la Policía: "estamos terminando el trabajo, ya nos vamos". Y se fueron nomás. Pero a la comisaría, donde terminaron detenidos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico