Se le cayó el DNI mientras robaba vacas y lo condenaron 30 meses en suspenso

Pablo Gabriel Aguirre fue condenado a dos años y medio de prisión en suspenso por tentativa de abigeato, en el marco del juicio al que fue sometido por un robo cometido el año pasado en una chacra de Sarmiento. En la fuga se le cayó el documento y también dejó abandonada su camioneta en el lugar. El juez le impuso además una carga de 40 horas de trabajo comunitario a favor del Estado.

Tras el juicio que se llevó a cabo contra Pablo Gabriel Aguirre (29) en la Oficina Judicial de Sarmiento, el juez Daniel Pérez lo declaró penalmente responsable del delito de abigeato en grado de tentativa y le impuso una pena de dos años y seis meses de prisión en suspenso, más el cumplimiento de 40 horas de trabajo no remunerado en una institución de bien público.
En el fallo, el juez indicó que se acreditó la presencia del imputado en el lugar de los hechos y quedó probado que su camioneta fue la que ingresó al establecimiento con dos personas, luego de romper el candado de la tranquera.
No tuvo duda el magistrado en afirmar que Aguirre y su compañero fueron las personas que mataron los animales y luego huyeron del lugar ante la presencia policial.

EL CASO
El intento de robo se registró el 23 de julio del año pasado en una chacra de Sarmiento que está ubicada en Lote 53.
Según la parte acusadora, Aguirre y otra persona que no fue identificada rompieron el candado de una tranquera e ingresaron al lugar. En esa zona degollaron dos terneras de ocho meses e hirieron en la cabeza a otro animal que debió ser sacrificado por el estado en el que quedó.
Los investigadores afirmaron que los animales se encontraban preparados para ser sustraídos, cuando apareció el propietario de la chacra junto a la policía, lo que provocó que los autores escaparan del lugar.
En la huida dejaron abandonada una camioneta Ford F-100 y en los rastrillajes la policía encontró la documentación personal del acusado. También hallaron los papeles de acreditación del rodado a nombre de Pablo Aguirre.
En su análisis, el juez manifestó que resultó difícil de explicar el comportamiento del imputado durante la noche en que se anotició el supuesto robo de su camioneta. En este marco, puntualizó: "Aguirre dice que se enteró a las 2 de la mañana de la sustracción, dando a entender que el robo de su camioneta fue horas antes del hecho que se investigó. Que concurrió a la Seccional Sexta (de Comodoro Rivadavia) y no le tomaron la denuncia y tampoco lo hicieron al día siguiente".
En ese sentido, el juez agregó: "el sábado por la mañana, el imputado refirió que entre las 19:30 del jueves y las 3 del viernes, autores ignorados, sin ejercer fuerza en las cosas, le sustrajeron la camioneta, la cual no posee cierre en las puertas y se arranca con un botón".
Para concluir este punto, el juez recordó que durante las audiencias de debate las testigos de Criminalística de la Fiscalía expusieron fotografías en las que se observó que la camioneta tenía llave.
Asimismo, señaló que el abogado defensor del acusado no planteó ninguna constancia que acreditara la narración de Aguirre y afirmó: "la camioneta es un indicio de presencia fundamental y la denuncia del robo del vehículo aparece como una coartada sin apoyatura fáctica".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico