Se movilizaron para que cumplan con la cobertura de sus hijos discapacitados

Madres de personas que conviven con diferentes discapacidades motrices se manifestaron ayer frente a la Secretaría de Salud municipal, reclamando que las obras sociales, el Gobierno provincial y el Estado municipal cumplan con la cobertura asistencial para sus hijos. Sillas de ruedas, leche y pañales fueron algunos de los pedidos puntuales de las madres que fueron recibidas por el secretario de Salud, Carlos Catalá.

"El reclamo es contra la Provincia, contra el Estado, contra las diferentes obras sociales y contra todas las personas que se roban el dinero que les corresponde a nuestros chicos con discapacidad. Queremos una solución, estamos cansados de que nos hagan ir todos los días y nunca tener respuesta de nada”, dijo Gisela Márquez, una de las madres que ayer por la mañana encabezó una manifestación frente a la Secretaría de Salud municipal.
El reclamo fue puntual: pedir que las obras sociales y el estado cumplan con la cobertura asistencial de sus hijos discapacitados. Es que desde hace tiempo los padres de los chicos de diferentes edades y distintas patologías -principalmente problemas motrices y encefalopatías crónicas- manifiestan su descontento por la escasa cobertura que tienen sus hijos y los insólitos pedidos que a veces hasta tienen que “mendigar”.
Por ejemplo Gisela contó que su hijo, un joven de 14 años que tiene parálisis cerebral, “hace dos años que espera una silla de ruedas" que le provea la obra social ADOS. "Está sentado en una reposera, no tiene una silla de baño, nada del equipamiento que necesita”, señaló.
Aún más grave es la situación de Mónica Haro, madre de Bárbara (18), que también necesita una silla de ruedas y además ser asistida por un enfermero a domicilio, ya que su mamá padece una enfermedad de columna, su padre se encuentra realizando un tratamiento de diálisis y ella convive con una parálisis cerebral con distrofia muscular.
“Hace ya dos años que estoy reclamando. Mi hija tiene una patología bastante complicada, así que estamos haciendo el reclamo. Estamos con abogados, pero no tenemos ni una respuesta de nuestra obra social. Imagínate OSFATLYF, una obra social de Luz y Fuerza, un sindicato, y que no nos da respuesta”, lamentó la mujer, asegurando que están cansados de tantas gestiones.
A las demandas de Gisela y Mónica también se sumaron los pedidos de pañales, insumos y leche especial por 400 gramos ya que cada joven, especialmente aquellos que tienen botón gástrico, consume una lata por día de ese alimento y en el mercado tiene un valor superior a los 300 pesos, imposible de afrontar. Mientras, en algunos casos el Estado lo ha provisto de solo una lata por mes.
COMPROMISO PARA
GESTIONAR

En total fueron 18 madres las que acompañadas por otros hijos y familiares se apostaron frente a la dependencia municipal ubicada en Sarmiento y Belgrano, de manera simbólica. Allí fueron recibidos por el médico Carlos Catalá, titular de la Secretaría de Salud, quien se comprometió a realizar gestiones ante Provincia, responsable del Programa Federal de Salud (PROFE), uno de los organismos que se encuentra en falta, y realizar un reclamo en la Superintendencia de Salud para que las obras sociales se hagan cargo de lo que les corresponde.
“Son respuestas que se deben dar desde otros lugares, obras sociales, el sistema provincial u organismos nacionales que le tienen que entregar todo. Yo puedo ayudarlos momentáneamente, como venimos haciendo desde hace tiempo, y por eso voy hacer una presentación en los organismos judiciales que corresponde para que le den la respuesta”, explicó Catalá en diálogo con El Patagónico.
“Voy a hablar con la directora del Area Programática (Mariana Fernández) y eventualmente lo haré con el ministro de Salud (Ignacio Hernández) si es necesario porque hay algunas de estas personas que tienen PROFE y eso se maneja en el Hospital Regional, Provincia. Y con respecto a las obras sociales vamos a hacer un reclamo en la Superintendencia y ya tomé la decisión para que el día miércoles (por mañana) haya una reunión en Defensoría con otros organismos que tengan que ver con derechos vulnerados. Vamos a ir con los informes que nosotros ya hemos hecho porque hay reclamos que llevan meses y no tuvieron ninguna respuesta”, confirmó.
De esta forma, las madres comenzarían a tener respuestas, aunque como dijo Gisela, “van a estar completamente satisfechas cuando cumplan con todo lo que prometieron porque son muchísimas cosas, muchísimos nenes con sillas de ruedas que les faltan, alimentos que son muy caros, pañales, entre otras cosas”.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico