Se negó a declarar el acusado de degollar a una joven porque esta lo "ignoraba"

El acusado de haber matado a una joven de 18 años que el miércoles fue encontrada asesinada en un tambo donde ambos trabajaban, en el partido bonaerense de Carlos Casares, se negó a declarar ante el fiscal de la causa que pidió que continúe detenido, informaron ayer fuentes judiciales.
Se trata de Horacio Isaías Oliva (35), quien fue indagado por el fiscal Juan Martín Garriz por el delito de "homicidio agravado por violencia de género" de Mariana Colman (18).
Fuentes judiciales informaron a Télam que tras la indagatoria, el titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Trenque Lauquen pidió a la jueza de Garantías Anastasia Marques la conversión de la aprehensión en detención, lo cual resolverá en las próximas horas.
En tanto, la autopsia confirmó la data entre las 4:30 y las 6 del 30 de enero último, mismo día que la joven desapareció, y que la víctima presentaba un golpe en la mandíbula y murió degollada.
Según las fuentes, los investigadores aguardaban resultados complementarios para determinar si fue abusada sexualmente ya que el cadáver estaba en un avanzado estado de descomposición.
"La maté porque me ignoraba", le dijo el acusado a los efectivos que lo apresaron como único acusado del crimen de Colman, aunque estos dichos carecen de valor judicial ya que no los ratificó ante el fiscal Garriz.
Analía, la madre de la víctima, había dicho que nunca sospecharon del imputado, debido a que era "conocido" de la familia y "tenía buena relación con todos los trabajadores".
El cadáver de Colman fue hallado en la tarde del miércoles, semienterrado en un pozo, tapado con chapas, pasto y bidones vacíos, en un sector destinado a los residuos la estancia "El Broquel", ubicada a la altura de la ruta nacional 5, en Carlos Casares, en el oeste de la provincia de Buenos Aires.
Los policías del Comando de Prevención Rural (CPR) y de bomberos que rastrillaban el campo llegaron a ese lugar al seguir unas huellas de arrastre y encontraron el cuerpo descalzo, semidesnudo y boca abajo, dijeron los informantes.
De acuerdo a los voceros, la Policía había comenzado la búsqueda el día anterior, cuando una hermana de Colman denunció que no tenía noticias de ella desde el sábado 30 de enero, cuando la joven terminó sus tareas laborales en el tambo de la estancia, donde también tenía su vivienda, ubicada a unos 600 metros de donde finalmente se la halló asesinada.
La madre de Colman aclaró que recién el martes 2 de febrero hicieron la denuncia por la desaparición ya que su hija "cuando salía nunca avisaba a dónde iba" aunque luego de pasar unos días llamaba a sus hermanas para contarle dónde estaba.
Tras el hallazgo del cadáver, los investigadores pusieron en la mira en los hombres que trabajaban en la estancia y aprehendieron Oliva, quien se cree acosaba a la víctima, según los informantes.
En ese sentido, la madre de Colman precisó que en la vivienda del acusado, que es oriundo de la vecina localidad de 9 de Julio, se incautó un "corpiño" de su hija, lo que lo convirtió en el principal sospechoso.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico