Se ofrece para cuidar abuelos y les roba sus pertenencias

Irma Sofía Alvarez, más conocida como "la estafadora de Esquel" volvió a reincidir, esta vez le robó elementos electrónicos a un abuelo en Trevelin. La mujer cuenta en su historial delictivo robo de dinero y otros elementos a ancianos de entre 83 y 85 años.

Una mujer por quien pesan varias causas por estafa y una de ellas muy resonante en el año 2007 reincidió sustrayendo el celular a un abuelo de la localidad de Trevelin. El modus operandi de la estafadora consiste en solicitar empleo como empleada doméstica. Con el paso del tiempo se gana, con su trato cariñoso y afable, la confianza de sus empleadores para luego poder sustraer bienes de valor e incluso tener acceso a tarjetas de débito para apropiarse de grandes sumas de dinero.

En esta oportunidad, la tarea de pesquisa recayó en el oficial principal Pablo Carrizo, jefe de la División Policial de Investigaciones Esquel bajo la coordinación de la fiscal Ruth Monge, la orden de requisa emanada por el juez Jorge Criado que llevó a los efectivos hasta un domicilio ubicado en Pasaje 12 al 1750 de Esquel donde reside la sindicada Irma Sofía Alvarez procediendo al secuestro de un aparato celular de alta tecnología y otros elementos de valor.

La diligencia se llevó a cabo, a raíz de la denuncia radicada por un vecino de Trevelin identificado como Oviedo Ramos Rosauro, quien denunció en la Comisaría del Pueblo del Molino haber tomado como empleada doméstica a una mujer con domicilio en Esquel de nombre Sofia, quien durante su ausencia comenzó a sustraerle varios elementos del inmueble.

No es la primera vez que esta mujer comete éste tipo de hechos, según detalló Cadena 3 Patagonia posee como antecedentes un hecho ocurrido en septiembre del año 2007, donde la misma persona, trabajó como empleada doméstica al cuidado de una mujer de 83 años de edad.

El cuidado lo realizaba en el domicilio de ésta y aprovechándose de la situación personal de la abuela que a la vez presentaba cierta fragilidad en su estado de salud, se había apoderado de las sumas de dinero que percibía su víctima por haberes jubilatorios en los meses que trabajó a su servicio, ($ 997,37 mes de septiembre, $ 1.160,84 en el mes de octubre y $ 1.395,64 en el mes de noviembre), sustrayéndole además elementos del inmueble.

Otro antecedente similar resultaría el ocurrido en abril de 2015, en este caso consta en una denuncia radicada por parte de una mujer, que en representación de su suegra de 84 años de edad, la tomó como empleada doméstica. Alvarez se aprovechó de la anciana comenzando a sustraer elementos y dinero de la casa, hasta que sustrajo su tarjeta de débito del Banco Provincia del Chubut, realizando varias compras en comercios y extracciones de dinero en diferentes cajeros automáticos de la ciudad, dejando la cuenta sin fondos y gastando una suma aproximada de $ 40.000,00.

Del domicilio de la damnificada también sustrajo un celular, vajilla y otros elementos de valor. Posteriormente se le realizó allanamiento logrando recuperar la mayoría de los elementos sustraídos y comprados.


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico