Se reabre una causa por supuesta desaparición de personas en Sarmiento durante la dictadura

El Juzgado Federal de Comodoro Rivadavia tendrá que reabrir una causa que, por presunta violación y desaparición de una mujer y sus dos hijos, habría ocurrido en 1976 en el Regimiento de Infantería 25 de Sarmiento. Lo ordenó la Cámara Federal de Casación Penal que entendió que había elementos suficientes para volver a investigar la denuncia que surgió como una causa conexa al crimen del soldado José Luis Rodríguez Dieguez y por el cual fueron condenados dos represores.

La Cámara Federal de Casación Penal ordenó al Juzgado Federal de Comodoro Rivadavia reabrir una causa que se había archivado y por la que se había investigado una presunta violación y desaparición de personas en el Regimiento de Infantería 25 de Sarmiento.
Los jueces de la Sala IV de la Cámara, Gustavo Hornos, Juan Carlos Gemignani y Hernán Borinsky, fueron los que impulsaron la reapertura de esta acusación que surgió de otra causa de lesa humanidad ya juzgada, con la condena a dos represores, como fue el crimen del soldado José Luis Rodríguez Dieguez.
Según da cuenta el portal ADN Sur, la causa se inició por el testimonio de Néstor Felipe Canabal, quien realizó el servicio militar obligatorio en el Regimiento de Sarmiento a partir del 22 de marzo de 1976 y que relató que “en mayo o junio” de ese año “una mujer de pelo rubio largo, de ojos celestes, de entre 26 a 30 años”, ingresó al cuartel a pedir ayuda, con sus dos hijos, por el desperfecto que había tenido su auto, un Renault 6 celeste, que había quedado varado en la nieve.

LA BANDA DE MUSICA
Canabal indicó que el jefe del puesto era el “cabo primero Grippi, que integraba la banda de música” y señaló que el mismo “hizo lo correcto, que era hacerla acompañar hasta la guardia central, pero allí la mujer sufrió tormentos y fue violada en distintos puestos de la guardia… a los soldados a punta de pistola los obligaron a hacer esto. Los chicos no aparecieron nunca más al igual que la mujer, el vehículo tampoco apareció más, se lo llevaron a remolque en un Unimog al pueblo”, relató.
El testigo no aportó el nombre de la mujer, pero dio el de algunos soldados, como Alberto Ríos, de Lamadrid; Ariel San Martín, de Bahía Blanca o Ingeniero White; y Luis Sack, que “al integrar la banda de música, se enteraron de lo que pasó”.
La jueza federal Eva Parcio de Seleme pidió informes al Ministerio de Defensa de la Nación, quien entregó el legajo de Grippi y los domicilios de los ex soldados conscriptos Ríos y San Martín, así como dio cuenta del fallecimiento de Sack.
Los dos conscriptos declararon, uno en Azul y otro en Bahía Blanca, pero los testimonios fueron como mínimo vagos, aunque San Martín sí dijo recordar un episodio con una mujer como la descripta, pero alegó que podría tratarse de una prostituta, aunque igualmente dijo que la situación que se vivió era traumática.
“Cuando me retiré del lugar, al bajar de la escalera noté que los soldados estaban callados, ahí observo que un suboficial, envuelta en una manta, baja a la chica; creo que era de contextura física pequeña, la voz era de una chica joven, al suboficial no lo conozco, pertenecía al Regimiento 25, era un muchacho alto, no pasaba del grado de cabo primero, era joven”, advirtió el ex conscripto.
Parcio requirió al Archivo Nacional de la Memoria de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y al Programa Verdad y Justicia del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos si en sus archivos sobre delitos de lesa humanidad se encontraba este episodio. La respuesta fue negativa.
La causa fue archivada el 2 de diciembre del 2014 porque no había una denuncia concreta de familiares de los supuestos desaparecidos que hayan reclamado por ellos. La Cámara Federal de Apelaciones confirmó esa decisión el 21 de mayo del 2015, pero ahora la Cámara de Casación, en función de lo expresado por el ministerio Público Fiscal, pidió la reapertura.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico