Se reinició la captura de perros y se busca definir una metodología de trabajo

Tras la captura del perro que atacó a Milagros, la Municipalidad busca definir la metodología que se llevará a cabo con estos animales sueltos. Ayer por la tarde hubo un encuentro entre funcionarios y antes del fin de semana el intendente Carlos Linares se reuniría con los responsables de Urbana. Mientras tanto, avanzan en la construcción de 20 caniles para el dispensario, que hoy sólo cuenta con 18.

Con la captura del perro que el domingo mordió a Milagros, la nena de 8 años que había ido a comprar junto a su hermana de 11 a un kiosco ubicado a la vuelta de su casa en la extensión del Stella Maris, ayer se reanudó el servicio de perrera municipal.
En esta ocasión fue el personal de la Dirección de Bromatología y Veterinaria, acompañado por integrantes de la Secretaría de Seguridad, el que se ocupó de capturar al perro, ya que Urbana SRL -que debe encargarse de la captura y recolección de animales muertos- tiene la unidad rota tras los ataque que sufrieron sus trabajadores en los barrios San Cayetano, Stella Maris y 30 de Octubre.
Durante casi dos horas los trabajadores municipales intentaron atrapar al perro que hirió gravemente a Milagros. Fue en la calle Enrique Corcoy donde luego de varios intentos uno de los profesionales pudo aplicarle una inyección y sedarlo, para luego trasladarlo en una camioneta.

ESTRATEGIA
De esta forma, comenzó a funcionar nuevamente el servicio, en medio de una polémica entre quienes están a favor de su funcionamiento y los proteccionistas que piden mayor compromiso y severidad con los dueños, a quienes acusan de ser los responsables de los ataques que recientemente se suscitaron, en uno de los cuales hasta mataron a un hombre.
En este marco, ayer por la tarde se confirmó que esta semana el intendente Carlos Linares mantendría una reunión con las autoridades de Urbana, con el objetivo de acordar la forma en que se prestará el servicio de perrera y la metodología en que se llevará a cabo.
Del encuentro participarían el subsecretario de Fiscalización, Daniel Campillay, y el subsecretario de Ambiente, Daniel González, quienes ayer por la tarde mantuvieron un primer encuentro para analizar opciones y un posible cronograma de trabajo.
Tras el encuentro, Campillay confirmó que “la idea es ver los alcances del contrato. Ellos cobran por la captura y la recolección de perros muertos, pero se necesita acordar los horarios, la presencia de más vehículos en la calle y más control en la ciudad. El encuentro será para eso, para charlar y poner reglas claras en cómo se va a realizar la captura".
El funcionario también aclaró que el perro capturado ayer no será sometido a una eutanasia, como circuló en las redes sociales, sino que se estudiará si tiene rabia y se lo dará en adopción en caso de que eso sea posible. Mientras tanto, permanecerá alojado en el dispensario canino que cuenta con 18 cupos, una limitación para la captura que se pretende llevar a cabo pero que se modificaría a mediados de noviembre cuando se inauguren otros 20 caniles, acordes al tamaño de un can grande.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico