Se tensa la relación entre EE.UU. y México: Peña Nieto canceló su reunión con Trump

En un mensaje emitido a los mexicanos horas después de que Trump firmara el decreto para construir el muro e insistiera en que México reembolsará su costo, Peña Nieto rechazó los planes de su par norteamericano y reiteró que su país no pagará por la obra.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, canceló su viaje previsto la semana próxima a Washington, tras un abierto desafío lanzado por Donald Trump sobre el muro fronterizo.
"Esta mañana hemos informado a la Casa Blanca que no asistiré a la reunión de trabajo programada para el próximo martes con el @POTUS", el presidente estadounidense, escribió vía Twitter.
Más temprano, Trump advirtió que "si México no está dispuesto a pagar por el muro, tan necesario, entonces sería mejor cancelar la próxima reunión".
"Estados Unidos tiene un déficit comercial de 60.000 millones de dólares con México. Ha sido un acuerdo unilateral desde el comienzo del TLC con un número masivo de empleos y empresas perdidas", tuiteó Trump.
"Si México no está dispuesto a pagar por el muro tan necesario, entonces sería mejor cancelar la próxima reunión", continuó en referencia a la visita a Washington la semana próxima de su par mexicano, Enrique Peña Nieto.
En las últimas horas, Peña Nieto había dejado la confirmación definitiva del viaje a Washington a expensas de cómo fueran las negociaciones del miércoles y ayer en la capital de Estados Unidos entre representantes de Trump y los ministros de Relaciones Exteriores mexicano, Luis Videgaray, y de Economía, Ildefonso Guajardo.
El miércoles por la noche, en un mensaje emitido a los mexicanos horas después de que Trump firmara el decreto para construir el muro e insistiera en que México reembolsará su costo, Peña Nieto rechazó los planes de su par norteamericano y reiteró que su país no pagará por la obra.
"Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que desde hace años, lejos de unirnos, nos divide. México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez, México no pagará ningún muro", sentenció.
Asimismo, dijo haber ordenado a la Secretaría de Relaciones Exteriores reforzar las medidas de protección a los mexicanos que se encuentren en Estados Unidos.

RENUNCIAS DE
DIPLOMATICOS
Cuatro diplomáticos de carrera encargados de la gestión del Departamento de Estado de EE.UU. renunciaron a su cargo ayer, días después de la llegada al poder del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, según informó el diario The Washington Post.
La dimisión de esos altos funcionarios, sumada a la retirada la semana pasada de otros dos diplomáticos encargados también de la administración de la agencia, ha dejado prácticamente sin equipo de gestión al Departamento, lo que complica las cosas para el nominado por Trump como titular de Exteriores, el empresario Rex Tillerson.
"Esta es la mayor fuga simultánea de personal institucional que nadie pueda recordar", aseguró al Post el que fuera jefe de gabinete del anterior secretario de Estado, John Kerry, entre 2013 y 2015, David Wade.
El cargo más importante entre los que renunciaron fue el subsecretario de Estado de EE.UU. para gestión, Patrick Kennedy, quien llevaba nueve años en el cargo y pretendía mantenerlo bajo la Administración de Trump, según tres fuentes diplomáticas anónimas citadas por el diario capitalino.
Además de Kennedy, dimitieron la secretaria adjunta de Estado para asuntos consulares, Michele Bond; la secretaria adjunta de Estado para administración, Joyce Anne Barr, y el director de la oficina de misiones extranjeras, el embajador Gentry O. Smith, de acuerdo con el Post.
Todos ellos son diplomáticos de carrera que se habían mantenido en el Departamento de Estado bajo Administraciones republicanas y demócratas, y que serán difíciles de reemplazar, dada su extensa experiencia y conocimiento sobre cómo funciona la maquinaria administrativa de la agencia encargada de la diplomacia.

A FAVOR DE LA TORTURA
La OTAN declaró que sus operaciones "siempre se realizan en conformidad con el Derecho Internacional", en respuesta a la defensa de los interrogatorios agresivos y el simulacro de ahogamiento ("submarino") que hiciera el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.
"Esto es la política de la OTAN y seguirá siendo la política de la OTAN", recalcó el secretario general de la alianza militar atlántica, Jens Stoltenberg, ante la pregunta de si Estados Unidos no estaba avalando la tortura con esas declaraciones de su presidente.
El miércoles, Trump indicó que esas prácticas "funcionan", a lo que Stoltenberg respondió que la conformidad con el Derecho Internacional caracterizó a "todas nuestras diferentes operaciones militares durante muchos años. Es la política de la OTAN y seguirá siendo la política de la OTAN".
Trump hizo saber, en una entrevista a la cadena de noticias ABC News, que estudiará junto a miembros de su gobierno si restaura el "submarino" y otras prácticas de tortura en interrogatorios a detenidos, porque, dijo, "funciona".
Las palabras de Trump coincidieron con la filtración del borrador de un supuesto decreto revocatorio del anterior mandatario, Barack Obama, por el que se puso fin a los programas de interrogación más controvertidos.
El supuesto borrador también sugiere reabrir las cárceles secretas de la CIA en el extranjero. "No es un documento de la Casa Blanca", ha asegurado el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, ante la requisitoria periodística.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico