Sebastián Aguirre perdió el invicto en las tarjetas

El título latino Ligero interino de la OMB quedó en manos del imbatido bonaerense Horacio "Lacho" Cabral. El rosarino radicado en Comodoro Rivadavia se vio ampliamente superado por el rival.

Sebastián Aguirre, rosarino radicado en Comodoro Rivadavia, perdió el invicto el último sábado tras caer por puntos y en fallo unánime ante el imbatido bonaerense Horacio "Lacho" Cabral luego de diez asaltos.
El ganador conquistó el título latino Ligero interino de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), en el combate estelar de la velada desarrollada en el Club Atlético, Social y Deportivo Camioneros, de la ciudad de Buenos Aires.
En un choque de dos jóvenes en ascenso, Cabral (Nº 8 del escalafón argentino superpluma), apeló a su mayor velocidad de desplazamientos y su movilidad tanto lateral como en retroceso, para conseguir los espacios y dominar a un Aguirre (Nº 7 del ránking argentino ligero) que con el correr de los capítulos se fue frustrando.
Entrando siempre con su firme jab zurdo, el nacido en Estación América, Buenos Aires, manejó casi de principio a fin las distancias para filtrar sus envíos en forma de cross y ascendente diestro al rostro, saliendo con permanentes pasos laterales.
Frente a un rosarino que no lo encontraba, "Lacho" siguió creciendo apegado a su libreto de rapidez de piernas, y haciendo correcto uso de su largo de brazos para impactar constantes envíos en forma de jab, recto y cross a la zona alta.
Con el transcurso de los capítulos, las diferencias eran cada vez mayores. Aguirre, visiblemente atado, no lo encontraba. Enfrente, Cabral se lucía eludiendo los arrestos rivales. Su jab zurdo seguido de potentes derechas cruzadas a la mandíbula se volvía una pesadilla para el rosarino, que veía cómo se estrellaban sobre su rostro.
Como si fuera poco, en el cuarto round Aguirre sufrió el descuento de un punto por parte del árbitro Antonio Zaragoza, producto de un cabezazo accidental. Fue recién en el séptimo, que tras el marcado dominio de su adversario, el rosarino lo encontró de contragolpe con una contundente izquierda cruzada al mentón, que lo hizo trastabillar y podría haber cambiado el destino. Pero luego no pudo continuar.
Más allá de conectarlo en el noveno con sus cross al mentón, no logró desbordarlo al bonaerense. Por momentos, el dominio de Cabral fue excesivamente amplio, y más aún ante la escasa respuesta del frustrado rosarino.
Con los dos acusando cansancio, Aguirre salió sobre el final con mucho corazón buscando una mano salvadora, pero sin jamás encontrarle la vuelta a un "Lacho" que intentaba evitar los riesgos, a pesar de prenderse en algún que otro cruce.
Sin embargo, el resultado no volvió a correr riesgos. Y con la campana definitiva, llegaría la decisión que desató el festejo de todo el público y el estruendoso reconocimiento al espectáculo brindado por ambos.
Las tarjetas de los jueces expresaron la diferencia exhibida, al decretar: Omar Fernández 97-92, Ramón Cerdán 98-91 y Manuel Véliz 98-91, todas a favor de Cabral. Para NotiFight.com, la victoria fue de 98-91.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico