Sebastián Cárdenas vivió una crisis propia del encierro y el lunes volverá a la alcaidía

El imputado por el homicidio de Lucas "Chino" Díaz, quien intentó ahorcarse hace una semana en una celda de la alcaidía policial, está en condiciones de salud para afrontar el juicio al que será sometido desde el 11 de octubre. Así se desprende del informe médico que recibió la Fiscalía. Sostiene que padeció una crisis por razones puntuales. El propio detenido pidió volver a su lugar de reclusión.

Luego del intento de suicidio que protagonizó el sábado pasado en un pabellón de la alcaidía policial de Comodoro Rivadavia, Sebastián Cárdenas fue internado en una sala de psiquiatría del Hospital Regional. Durante toda la semana permaneció esposado en una cama y ante esa situación pidió a su abogado particular Guillermo Iglesias regresar a su lugar de detención.
El imputado por el homicidio de Lucas Díaz se colgó del cuello con la utilización de una sábana y los guardiacárceles cuando sintieron que golpeaba los barrotes de la celda con sus pies, entraron y lo descolgaron para salvarle la vida.
Luego fue internado en la sala del área de Salud Mental del Hospital Regional. Tras recibir asistencia médica fue sometido a una serie de estudios, según lo solicitó el Ministerio Público Fiscal, para determinar si Cárdenas estaba en condiciones de ser enjuiciado dentro de diez días.
Según confiaron fuentes oficiales a El Patagónico, el jefe de servicio de Salud Mental informó a los fiscales de la causa que el detenido vivió una crisis por razones propias del encierro y problemas familiares. El preso posee consciencia de sus facultades y conductas, indica el estudio.
En ese sentido, Cárdenas podrá afrontar el juicio que lo tiene como único acusado por el homicidio ocurrido en octubre de 2015. Ese juicio está programado para el 11, 12, 13 y 14 de este mes. Incluso, la Oficina Judicial ya designó como tribunal a los jueces Martín Cosmaro, Raquel Tassello y Mariel Suárez.
En este marco, Cárdenas será sometido a una audiencia judicial el lunes donde se tratará las condiciones de su prisión preventiva. El propio detenido ya adelantó que tiene deseos de regresar a la alcaidía, donde cree que tiene más libertades que en la sala de psiquiatría.

EL CRIMEN
El asesinato en el que está implicado Cárdenas se registró durante los primeros minutos del lunes 26 de octubre de 2015, cuando según la acusación de la Fiscalía la víctima discutió con el imputado, que se desempeñaba como empleado de seguridad en el bar "Los Troncos", ubicado sobre la calle San Martín, casi Patagonia, en el barrio Newbery.
Ambos hombres discutieron por el precio de una lata de cerveza y entonces, de acuerdo al relato de la Fiscalía, el imputado extrajo un cuchillo y se lo clavó a Díaz a la altura del corazón, quien murió a los pocos minutos. Luego, su cuerpo fue arrastrado varios metros afuera del bar hasta un lugar donde fue encontrado por la policía. Una prueba científica determinó que la víctima fue ultimada dentro del local nocturno al hallarse rastros de sangre en el piso que fue limpiado.
Los fiscales Camila Banfi y Cristian Olazábal cuentan con varios testimonios para tratar de acreditar la autoría de Cárdenas en el homicidio. Durante las cuatro jornadas de debate se espera la concurrencia de numerosos familiares y amigos de Díaz que durante todo el proceso de investigación participaron de audiencias y masivas marchas con pedidos de justicia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico