Sectores laborales preocupados por la pérdida de empleo y la caída de la actividad

Con la crisis petrolera instalada, El Patagónico dialogó con referentes gremiales de sectores laborales que no son parte de la estadística diaria, para plantear un escenario más completo de la realidad comodorense y elaborar un análisis del primer semestre de la nueva gestión nacional. Sin estadísticas oficiales, y con la CGT confeccionando una propia, gremios y centrales obreras hablan de una pérdida del empleo que va de entre el 10 al 30%, según el rubro, y consideran que la actividad económica cayó un 60% en la primera mitad del año.

La evolución del primer semestre de la gestión nacional y las expectativas para la segunda mitad del año fueron el motivo de convocatoria del plenario que la CGT concretó este viernes en Comodoro. Participaron más de 40 dirigentes y Gustavo Fita relató que en base a la problemática planteada, asociada con la caída de la actividad y pérdida de empleo, se sostiene el acuerdo de unidad para enfrentar la situación.
"Acá siempre ha habido unidad: de hecho mientras en el país había tres centrales de trabajadores acá siempre fuimos una sola, pero necesitamos sostener la defensa de la economía regional y defender las fuentes laborales porque eso este gobierno se lo ha dejado librado a los empresarios. Sin ponernos en contra de ellos, acá la lucha debe ser entre todos para ver cómo sacamos esto adelante y es lo que vemos que este gobierno no hace: las medidas siempre son en contra de los trabajadores y en algunos casos dan marcha atrás, pero en otros ni siquiera se dan por aludidos" reclamó Fita.
El referente de la CGT –y también diputado provincial- fue muy crítico con esta primera etapa del gobierno nacional, que consideró "no tiene una política definida y trabaja en base a ensayo-error", donde las peores consecuencias han sido para la clase trabajadora, con la escalada de precios en la canasta básica y los tarifazos.
"Lo único que Macri generó para el movimiento obrero fue una gran pérdida del poder adquisitivo, y en el momento de 2016 en el que deberíamos estar discutiendo paritarias o derechos, lo que se discute es el empleo", sostuvo.
Con ese cambio de eje en la discusión para el sector laboral, y más allá de los grandes gremios locales como Petroleros o UOCRA, cuyas variables o potencial pérdida de puestos de trabajo han pasado a ser indicadores tan diarios en Comodoro como lo era el riego país a principios de este siglo, uno de los trabajos a los que se abocarán las diversas organizaciones de la CGT en los próximos días es establecer una estadística propia por cada sector para saber a ciencia cierta cuántos trabajos se perdieron en estos 6 meses y en base a esto establecer una estadística propia.

"ESTA TODO
MUY COMPLICADO"
Fita expuso, por ejemplo, que a la caída de las actividades en general hay que añadir ahora el veto a la ley antidespidos, dado que ante la posibilidad de que la misma se ratifique en el Congreso, inició una nueva cadena de despidos.
"Está todo muy complicado. Hay casos en los que no se renuevan contratos, otros pactan indemnizaciones al estilo retiro voluntario y empezó el despido por goteo. En el caso de viajantes, por ejemplo, se achican los grupos de trabajo agrandando la zona del trabajador y la clientela que antes atendían con 10, hoy la cubren con 7", expuso.
"El gobierno no tiene rumbo y van a prueba y error, y en Comodoro tenés conflictos todos los días con UOCRA, seguridad y otros que generan salidas como la de la UOM, donde se negocia la baja de sueldos para contener a la gente trabajando; cosas que hacía años que no pasaban" dijo Fita, para plantear que eso es lo que se analizará a partir de la estadística que presente cada agrupación, en un trabajo que se llevará a cabo con la Universidad San Juan Bosco para contar con las cifras concretas de la región.
Para el referente de la CGT, la caída del empleo en la zona, a priori, es del orden del 30% en los primeros 6 meses del año, sin contar otras repercusiones como la generación de trabajo en negro. "Las medidas que tomó el gobierno nacional generaron el aumento del trabajo informal y el ministerio no trabaja sobre la aplicabilidad de los convenios colectivos, que es algo que tiene que hacer entonces con la delegación local o con Provincia porque si no nos obligan a debatir de un lado y del otro. Nosotros, como CGT, necesitamos que el trabajador no tenga miedo porque ahí es donde empieza la pérdida de derechos, aceptando el pago de la mitad en negro por ejemplo", dijo Fita para concluir que las medidas del gobierno nacional terminan atentando contra la caja de jubilaciones, el consumo y la actividad interna, "índices lamentables en estos meses, que vemos con mucha preocupación".

OTRA MIRADA, IDENTICA CONCLUSION
La mirada de la CTA tampoco es positiva. Para Eduardo Gómez, referente de la Central de los Trabajadores, las políticas nacionales priorizaron los beneficios para los grupos de poder, dejando de lado a los trabajadores que padecen hoy la inflación, devaluación y despidos.
"Creo que esto va a empeorar porque se va a profundizar la recesión. Están buscando eso y que haya menos trabajo para poder bajar el poder adquisitivo porque hay cada vez menos trabajo cuando lo que tendrían que haber priorizado es el consumo interno", dijo.
Desde la CTA Autónoma, en tanto, Isabel Latorre definió un semestre "muy complicado", en base a los ajustes para los que la variable fueron los trabajadores, blanco no solo del tarifazo y la inflación, sino además de los despidos.
"Como nunca había pasado desde la nefasta década del 90, se ha sentido mucho en la ciudad. No hay datos estadísticos reales, pero calculamos grosso modo que entre los despedidos y los que tiene retiro voluntario hay cerca de 2.000 personas que perdieron su trabajo en Comodoro entre todos los gremios, y la actividad en general cayó un 60% según lo que recogemos en la calle" dijo.
Latorre planteó que a falta de estadísticas oficiales la calle es el termómetro inequívoco de la realidad económica, planteando por ejemplo una serie de indicadores de la actividad como el trabajo de taxistas y remiseros, el de la "changa" diaria o las empleadas domésticas, cadenas que se han cortado con la pérdida del empleo y que determina el crecimiento de mercados informales para la gente que necesita subsistir.
"Oficialmente a nadie le conviene destapar los números, pero el aumento de los comedores y merenderos que ustedes mismos publicaron (por El Patagónico) son un indicador claro. Hay hambre en Comodoro" concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico