Secuestran más de 300 litros de alcohol que se vendían en domicilios particulares

La Policía de la Seccional Quinta cumplió ayer con una serie de operativos en viviendas del barrio Las Américas, donde vendían bebidas alcohólicas en forma clandestina. Se incautaron cajones de cerveza, vino, fernet y sidra. En otro operativo realizado por el municipio, se clausuró un comercio que explotaría a menores de edad.

El personal policial a cargo del subcomisario Jorge Calderero allanó ayer a partir de las 17 tres viviendas que se dedicaban a la venta de bebidas alcohólicas en forma irregular durante todo el día. Con tareas de inteligencia, los efectivos constataron la actividad ilegal.
Las órdenes de allanamientos fueron solicitadas por el juez de Faltas, Daniel Simunovich, y autorizadas por el juez penal Miguel Caviglia. Todas eran casas particulares ubicadas en la extensión del barrio 30 de Octubre; allí se vendían diversas bebidas alcohólicas en forma irregular.
La primera requisa se cumplió en una vivienda con cerco de chapas, donde se hallaron dos cajones de cerveza y una botella de vino. Según explicaron las fuentes oficiales a El Patagónico, la propietaria había reducido la venta en los últimos días luego de los operativos que efectuó la Seccional Quinta durante el fin de semana.
No obstante, se acreditó que la mujer continuaba con la actividad clandestina. En forma simultánea se allanó otra vivienda de dos pisos en la que se secuestraron 130 litros de alcohol entre cerveza, sidra y fernet. Allí, el personal municipal de la Secretaría de Seguridad se encargó de retirar la bebida con el apoyo del área de Operaciones de la Unidad Regional.
El tercer operativo se concretó a una cuadra de esta última casa, donde el inmueble oficiaba de comercio sin contar con ningún tipo de habilitación comercial. Las mismas fuentes precisaron que se hallaron 170 litros de bebidas entre cervezas, fernet, gancia y otras.
TRABAJO JUVENIL
Por otra parte, La subsecretaría de Fiscalización clausuró ayer la pizzería y parrilla "El Pampero" que funciona sobre calle El Patagónico casi Kennedy tras detectarse una gran cantidad de infracciones a las normativas municipales vigentes. "Se constató falta de higiene, productos en mal estado, instalaciones no declaradas e incluso una persona viviendo en un altillo", detalló Daniel Campillay.
El funcionario explicó que días atrás "recibimos una denuncia por trabajo juvenil en negro en la que además se manifestaban agresiones por parte del dueño que ordenaba a los jóvenes que tenía trabajando en el semáforo, realizando venta ambulante, esconderse cuando llegaba el personal municipal".
Ello fue plasmado en un acta y elevado a la Secretaría de Trabajo, "pero luego de más de una semana no hemos recibido respuesta", cuestionó el subsecretario municipal.
Tras dirigirse al comercio, el personal de Habilitaciones constató desorden, falta de higiene, productos en mal estado, instalaciones no declaradas y hasta una persona viviendo en un altillo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico