Secuestran un arma en allanamientos a uno de los bandos enfrentados del Ñiaco

Profundo malestar en la policía y los fiscales causó ayer la decisión del juez Martín Cosmaro de autorizar únicamente cinco de las diez órdenes de allanamientos solicitadas en relación al conflicto armado que mantienen un grupo del barrio Isidro Quiroga e integrantes de la familia Nieves. Los procedimientos se efectuaron solamente en casas donde residen estos últimos, pero no pudieron efectuarse allanamientos al grupo rival. Se secuestraron un centenar de balas y un rifle calibre 22. Al no haber podido avanzar con las requisas, "los enfrentamientos van a continuar", vaticinó el fiscal Héctor Iturrioz.

Con un importante despliegue de efectivos policiales y fuerzas especiales se desarrolló ayer a partir de las 11 una serie de allanamientos vinculados con los continuos enfrentamientos armados que mantienen en vilo a una parte del barrio Isidro Quiroga.
El origen de la disputa reside en la pelea por la usurpación de una casa del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), situada sobre las calles Mariano Rodríguez y Cabo Valdéz del sector Ñiaco.
De un lado, según la Fiscalía, están los integrantes de la familia Nieves y del otro, habitantes del Isidro Quiroga, algunos de ellos con antecedentes. Entre los sospechosos identificados por la policía se encuentran Juan Manuel Espina, Leandro "Popo" Barrientos y "Tutu" Gallardo, según se informó.
Hay que recordar que Espina sufrió un ataque el domingo 28 de agosto cuando viajaba como acompañante en una Toyota Hilux que circulaba por un sector del Cordón Forestal. Una bala le rozó la cabeza, salió ileso y no quiso efectuar denuncia.
A partir de allí, los enfrentamientos recrudecieron con numerosos tiroteos en los alrededores de la mencionada casa. Dicho inmueble era propiedad de una mujer y fue usurpado.
En la actualidad esa casa está habitada por integrantes de la familia Nieves, precisó la policía. Autoridades de la Seccional Quinta, que tiene jurisdicción en esa zona, señalaron que se pedirá la intervención del delegado del Instituto Provincial de la Vivienda.
Como consecuencia de los enfrentamientos mutuos por la posesión de esa casa, uno de los Nieves recibió un disparo en una pierna que le causó fracturas de fémur, tibia y peroné, indicó la policía.

ANTECEDENTE MORTAL
Hace un par de meses que los tiroteos se repiten y los proyectiles atraviesan casas, vehículos y calles. Ya los habitantes del sector no se animan a salir de sus domicilios por temor a ser blanco de balas perdidas, como sucedió en el barrio Quirno Costa, con Anahí Copa, la joven asesinada en diciembre de 2015 en una casa vecina a la de los Nieves. Una bala dirigida a sus vecinos atravesó las chapas de la pared de la precaria vivienda de la joven y terminó con su vida cuando amamantaba a su bebé.
Justamente ese uno de los argumentos y antecedentes fiscales para requerir ayer las diez órdenes de requisa a miembros de los dos bandos enfrentados.
Sin embargo, el juez de turno Martín Cosmaro entendió que se tenían que efectuar sólo cinco allanamientos, los cuales fueron cumplidos por el personal de la Brigada de Investigaciones, a cargo de los jefes Juan Carrasco y Pablo Lobos. Llamativamente, los operativos se desarrollaron solamente en domicilios de la familia Nieves, y no de los restantes sospechosos.

ARMA Y PROYECTILES
A partir de las 11 de ayer los investigadores junto al personal de la Seccional Quinta -que participó de la investigación y los operativos- irrumpió en una vivienda de la calle Arburúa 2930 del barrio Pueyrredón, donde alquila una integrante de la mencionada familia.
En ese lugar se incautaron municiones y se dejó constancia mediante acto judicial de la presencia de 7.500 dólares, un televisor LED de 55 pulgadas, notebook y una computadora all in one, entre otros elementos que podrían estar relacionados con robos, indicaron fuentes oficiales a El Patagónico.
Otros dos allanamientos se concretaron en las calles Código 510 y 513, frente a la feria La Saladita, en el barrio Quirno Costa. Allí reside la familia Ruiz, lugar donde fueron vistos los integrantes de la familia Nieves "refugiarse" luego de tiroteos. Los uniformados incautaron proyectiles 11,25, 40 y 45, considerados de grueso calibre.
Otro allanamiento se efectuó en la calle Sargento García al 3200 del Isidro Quiroga, y el quinto procedimiento se realizó en la calle Código 2.466 al 200 de Kilómetro 8, perteneciente a la familia Ortellado.
Durante los operativos una mujer resultó detenida por interferir ante los empleados policiales que cumplían con una de las órdenes judiciales. El jefe de la Brigada, Juan Carrasco, explicó: "hay familias en disputa por un territorio, se determinaron varios domicilios y dos grupos antagónicos que diariamente tiene enfrentamientos. Se afectó gran recurso humano para llevar las medidas".
El comisario señaló que existen "denuncias múltiples y si bien no hay víctimas fatales, sabemos que el peligro inminente existe. Estamos encomendados por la Fiscalía para tener prioridad con estos hechos. Fue el cierre de una primera etapa investigativa", indicó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico