Secuestran a un distribuidor con su vehículo y lo hieren al resistirse

El repartidor de una distribuidora fue ayer a las 11:15 víctima de un violento asalto en Las Fresas 4.100 del barrio Máximo Abásolo. Cuando dejaba sachets de salsa en un mercadito tres delincuentes lo obligaron a subir al utilitario Iveco y transitaron alrededor de tres cuadras por la zona alta. Como se resistió a abrir la caja fuerte le asestaron un culatazo y terminó estrellándose contra una vivienda. Hay dos sospechosos detenidos.

Un trabajador de la distribuidora JC, que reparte productos Arcor, fue abordado ayer a la mañana por tres delincuentes a punta de pistola en el barrio Máximo Abásolo.
Había alcanzado a bajar algunos envases de salsa en el mercadito "Chelita", de Las Fresas al 4.100, pero cuando volvió al vehículo por más mercadería fue abordado por los asaltantes.
La dueña del comercio le comentó a El Patagónico que no alcanzó a ver a los delincuentes porque justo en ese momento revisaba la boleta del distribuidor.
Los asaltantes, a punta de pistola, obligaron al trabajador a abordar el utilitario Iveco y a conducir por calle Las Fresas desde Los Perales hasta Las Violetas.
Allí terminó su recorrido porque el repartidor se resistió y chocó contra el cerco de una vivienda. Así el vehículo quedó cruzado en medio del pasaje sobre el inicio de las escaleras de la zona alta.
Mientras conducía, los delincuentes querían que les abriera la caja fuerte pero el distribuidor se resistió y le pegaron un culatazo. El golpe le provocó serias heridas en la cabeza.
Tras chocar, los delincuentes escaparon con un teléfono celular y 2.000 pesos en efectivo, informó la Seccional Séptima.
Un vecino alcanzó a ver a uno de los malvivientes en el momento en que abandonaban el utilitario y les aportó las características a la policía.
El joven distribuidor, que según la comerciante era nuevo en esa jurisdicción, debió ser internado en el Hospital Regional a causa de los golpes. Al cierre de esta edición era intervenido quirúrgicamente con serias complicaciones en el cráneo.
Es que tras ser golpeado, salió mareado de la camioneta apoyándose sobre la misma, y dejando rastros de sangre sobre la chapa.

DETIENEN A DOS SOSPECHOSOS
Personal de las comisarías Séptima y Sexta se abocaron a trabajar en conjunto para dar con los autores del violento robo. Realizaron un operativo cerrojo en las inmediaciones mientras un patrullero vigilaba de cerca el domicilio de la familia Gallardo en la calle 12 de Octubre ya que tenían sospechosas de que uno de sus integrantes estaba implicado.
Según informaron fuentes policiales, una vecina de calle La Pinta llamó a la policía que tenía a dos intrusos en el patio de su casa. Los efectivos fueron al lugar y detuvieron a dos jóvenes que intentaron escapar. Se trataba de Javier Gallardo, conocido por sus antecedentes, y B.G., de 17 años.
Los dos sospechosos quedaron a disposición de la Justicia por violación de domicilio, pero según confirmó la policía están sospechados del asalto. Es que a uno de ellos, la víctima lo habría reconocido con nombre y apellido.
Al cierre de esta edición, la policía esperaba las órdenes de allanamiento para registrar las viviendas de los sospechosos.
Un distribuidor se comunicó ayer con este diario y comentó preocupado que suelen ser enviados a repartir a esas zonas peligrosas de la ciudad con una custodia -caso que ayer no ocurrió- ya que si circulan en soledad son blanco de este tipo de asaltos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico