Secuestraron ropa con sangre y teléfonos en la investigación del crimen de Mansilla

A unas doce horas de ocurrido el asesinato de Oscar Mansilla, la Brigada de Investigaciones desarrollaba anoche tres allanamientos en domicilios vinculados a la familia Palomo, quienes residen a escasos metros de donde apareció el cuerpo. Se incautó la camioneta donde estaban las zapatillas que serían de la víctima, prendas de vestir con manchas de sangre y teléfonos celulares.

Los jefes de la Brigada de Investigaciones, Juan Carrasco y Pablo Lobos, encabezaron ayer poco antes de las 20 los procedimientos en procura de recolectar elementos de interés para la causa por el asesinato de Oscar Mansilla ocurrido durante la madrugada en la calle Mburucuyá.
Justamente los operativos de registro domiciliario o requisa se desarrollaron en tres viviendas, dos de ellas propiedad de la familia identificada por fuentes oficiales con el apellido Palomo. Todas se encuentran a pocos metros del lugar donde quedó el cuerpo sin vida del joven conocido con el apodo de “Mariachi”.
Con fuerte presencia de las fuerzas especiales de la Policía del Chubut, se realizaron los allanamientos. El primero de ellos fue en las viviendas de la conflictiva familia, ubicada sobre Mburucuyá y 12 de Octubre, al pie del cerro Chenque.
Allí, los investigadores secuestraron una Chevrolet S-10 –patente GYT 212- perteneciente a José Nahuelcheo en busca de todo tipo de armas, prendas de vestir con manchas hemáticas, teléfonos celulares, vainas de proyectiles y material genético que sea de interés para la causa.
También fueron en busca del par de zapatillas que serían de la víctima, debido a que los asesinos le habrían quitado su calzado. En ese sentido, la policía secuestró aparatos telefónicos para ser revisados por los peritos y conocer si contiene información relacionada al vigésimo primer crimen ocurrido durante 2016.
Además, incautaron ropa con rastros de sangre que serían un importante indicio de la presunción de los investigadores que involucraría a los Palomo.
Por otro lado, todos los miembros de la mencionada familia fueron sometidos a la prueba del dermo test para conocer si contienen restos de pólvora en sus manos. A pesar de que transcurrieron unas doce horas, dicha medida sería de vital interés para descartar la autoría de los sospechosos.
Luego, los policías del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) caminaron en fila india con sus armas al frente para cruzar la Mburucuyá e introducirse en la casa deshabitada donde cayó inerte Mansilla.
Los efectivos de la Brigada buscaban recolectar restos de plomo de un proyectil que traspasó esa vivienda de chapa.
Luego, hicieron lo propio con el inmueble lindante. Las autoridades policiales destacaron la rapidez para avanzar en la causa y llegar a dar con los sospechosos del homicidio.
Todavía no se registraron detenciones, ya que habrá que esperar los resultados de las pericias de los teléfonos celulares, las prendas con manchas hemáticas y sobre todo la prueba del dermotest, indicaron fuentes de la investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico