Secuestraron a una pareja y la liberan tras "autopago" de $175.000

Los delincuentes se alzaron con 35.000 pesos y "algo más de diez mil dólares", según precisó la víctima, lo que tomando el dólar a 14 pesos, da un total de 175.000 pesos, además se llevaron algunos elementos de valor.

Un escribano y su esposa fueron secuestrados cuando circulaban en su camioneta por la localidad bonaerense de Temperley y fueron liberados luego de que parte de la banda mantuviera cautivo al hombre y el resto acompañara a la mujer a su casa en Adrogué para que les pague 10.000 dólares y 35.000 pesos de rescate, informaron hoy fuentes policiales.
Las víctimas del hecho fueron un conocido escribano de Burzaco, identificado como Jorge Alberto Natiello (76) y su esposa de nombre Olimpia.
El hecho se inició a las 22:15 del lunes cuando Natiello y su esposa circulaban en su camioneta Honda CR-V gris y fueron interceptados por una banda en el cruce de la avenida Meeks y Santiago de Liniers, frente a la plaza y a la estación ferroviaria de Temperley, partido de Lomas de Zamora.
Los delincuentes eran cuatro que circulaban en un auto negro y le cortaron el paso a la camioneta del escribano.
"Habíamos ido a cenar a una parrilla, los dos solos. Cuando volvíamos a casa y queríamos tomar rumbo a la avenida Hipólito Yrigoyen pasamos por la plaza de Temperley y se nos puso un auto adelante, nos frenó y se bajaron cuatro tipos armados", contó la mujer a Télam.
Explicó que a su marido "lo bajaron del volante y lo subieron al auto" de los delincuentes y a ella la pasaron "al asiento trasero" de su propia camioneta y así se los llevaron cautivos en dos vehículos.
Los asaltantes interrogaron a las víctimas, las golpearon y les aplicaron culatazos en la cabeza tanto al hombre, que tiene una escribanía en Burzaco, como a la mujer.
"Los delincuentes eran de mediana edad, treinta y pico de años, y fueron bastante violentos con nosotros. Los dos terminamos en el hospital con cortes en la cabeza y los ojos con hematomas", señaló Olimpia.
Mientras tres captores se quedaron con el escribano, el cuarto llevó a la esposa a su casa para buscar dinero y robar objetos de valor, en lo que se conoce como la nueva modalidad de "autopago", generalmente registrada en secuestros múltiples en los que una de las víctimas va a buscar dinero para el rescate.
"A Jorge se lo llevaron tres de los delincuentes en el auto de ellos. Estuvieron siempre arriba del coche dando vueltas. A mí me trajeron a casa, en Adrogué, donde todo el tiempo el delincuente me pedía más plata", afirmó la víctima.
Los delincuentes obtuvieron 35.000 pesos y "algo más de diez mil dólares", según precisó la víctima, lo que tomando el dólar a 14 pesos, da un total de 175.000 pesos, mientras que además se llevaron elementos de valor.
"Les molestó que yo no recordaba donde guardaba el dinero y cuando ellos encontraban algo de plata donde yo no les había dicho, pensaban que yo les estaba mintiendo y me pegaban y amenazaban", recordó Olimpia.
Finalmente, pasada la medianoche, los asaltantes liberaron al matrimonio en el cruce de la Ruta 4 (Camino Negro) y Seguí, del partido de Almirante Brown, donde les devolvieron la camioneta Honda.

"PERDON POR
LOS GOLPES"
"Por suerte, más allá de que nos golpearon bastante y tuvimos que ser atendidos en el hospital, todo terminó relativamente rápido. Gracias a Dios se conformaron con lo que había en casa y no llamaron pidiendo dinero a algún familiar. Pasamos a ser uno de los tantos casos más de inseguridad que se ven a diario en la televisión", comentó la mujer a esta agencia.
En tanto, el escribano coincidió con su mujer: "Estamos golpeados pero tranquilos porque estamos vivos y eso es bastante", definió en una entrevista con el Canal TN.
El escribano relató que les manifestó resignado; "¿Saben qué?, péguenme un tiro. Yo viví setenta y seis años muy feliz, ya está, estoy amortizado".
Entonces, añadió, uno de los captores "se dio vuelta y dijo 'nosotros no somos criminales, somos chorros'", a lo que la víctima les respondió "¿y por qué pegan tanto entonces?".
"Cuando me largan, las últimas palabras del tipo fue 'te pido disculpas por los golpes'. No entiendo más nada", concluyó Natiello.
El caso es investigado por la Jefatura Departamental Lanús y la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Lomas de Zamora y judicialmente se instruyó en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Lomas de Zamora, pero no se descartaba girar las actuaciones a la Fiscalía Federal en turno de ese distrito.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico