Según sobrevivientes de la tragedia de Mendoza, el chofer gritó: "¡me quedé sin frenos!"

Graciela Corvalán, quien viajaba en el micro junto a su hija que también sobrevivió, contó que "ya volviendo de Las Leñas, en determinado momento el chofer paró al costado de la ruta unos cuatro o cinco minutos en los que se quedó mirando debajo del micro, y luego siguió manejando normalmente".

Un docente de danzas sobreviviente de la tragedia de Mendoza aseguró que el chofer gritó dos veces “¡me quedé sin frenos!” antes del vuelco que le costó la vida a 15 personas, mientras que una mujer que también iba a bordo contó que se estacionó brevemente al costado de la ruta poco antes del accidente, para “mirar debajo del micro”, tras lo cual “siguió manejando normalmente”.
“Lo único que se acuerda del accidente fue que el chofer gritaba 'me quedé sin frenos'”, relató Claudio Sosa sobre el breve diálogo que tuvo con su hermano David, sobreviviente del accidente en el que murió la madre de ambos.
“Es lo único que me pudo decir, además de que se sentía muy culpable por lo que había pasado, por mi mamá. Mi vieja, que era jubilada, siempre que podía aprovechaba y lo acompañaba, porque antes nunca salió en su vida para cuidarnos a nosotros y los nietos”, dijo Sosa a TN.
En tanto, Graciela Corvalán, quien viajaba en el micro junto a su hija que también sobrevivió, contó que “ya volviendo de Las Leñas, en determinado momento el chofer paró al costado de la ruta unos cuatro o cinco minutos en los que se quedó mirando debajo del micro, y luego siguió manejando normalmente”.
“Nosotros pensamos que algo tiene que haber pasado y que el accidente podría haberse evitado si (el chofer) se tiraba en la banquina, reconocía que había un desperfecto y nos decía ´no podemos seguir porque tenemos un problema técnico', esto no pasaba”, dijo a Radio con vos.
Corvalán relató que después de esa breve detención, sobre la cual los choferes no brindaron ningún tipo de explicación, “pasaron unos minutos” antes de que el vehículo empezara a acelerar más y más hasta que “en una de las curvas se balancea de una forma que todos empezamos a gritar que bajara la velocidad, pero el chofer no hizo caso y siguió acelerando”.
“Nosotros ya veíamos que íbamos a volcar porque no bajó la velocidad en ningún momento. Y no pasó mucho tiempo antes de que ocurriera”, contó.
Y cuando finalmente se produjo el vuelco, la mujer fue despedida de su asiento hacia el pasillo.
“Yo vuelo, caigo y cuando me levanto lo único que hago es empezar a buscar a mi hija, que gracias a Dios había quedado en medio de dos asientos que la protegieron y por eso se salvó”, agregó.
“Como puedo la levanto, la saco del micro -porque yo nunca perdí la conciencia- y como veo que ella estaba bien, la dejo a un costado de la ruta y le digo que se quede ahí porque yo necesitaba sacar a la gente”, concluyó.

LA CULPA ES DEL CHOFER
Al ser consultada sobre las responsabilidades, la mujer no duda en señalar que “la culpa es del chofer, tanto el padre como el hijo”.
Respecto a la contratación del micro, Corvalán aseguró que no estuvo al tanto del proceso porque “nosotras con las mamás estábamos fascinadas con que las nenas vinieran a dar su espectáculo acá a Mendoza, y hacer el recorrido que hicimos”.
“Lo único que pido es que se haga justicia y esa persona diga por qué hicieron lo que hicieron, y que nunca más maneje”, concluyó.
Por otro lado, a través del testimonio de un hermano se supo que el director de la escuela de danzas, Claudio Giménez, aún no sabe lo que ocurrió y cree que sufrió un accidente individual en Las Leñas.
“El no sabe que hay pérdidas, piensa que él solo está así. Vamos a necesitar ayuda psicológica para él. Está con mucho dolor y no puede movilizarse porque está todo quebrado. Va a pasar mucho tiempo para que pueda caminar”, describió el hermano del docente y bailarín, que dirige la escuela de Grand Bourg y que integró el staff de “Susanos” del programa de Susana Giménez.
Foto: Responsabilizan al chofer de la tragedia que provocó 15 muertos.
"ESTAMOS CERCA"
En medio de una declaración conjunta con Michellle Bachelet, el presidente Mauricio Macri envió desde Chile las condolencias a los familiares de la tragedia en Mendoza. "Es la primera vez que hablo públicamente después de una tragedia tremenda que tuvimos en Mendoza, donde jóvenes con toda la vida por delante perdieron la vida en un accidente de tránsito y quería mandarle un cariño enorme a las familias, nuestras condolencias", dijo el mandatario. "Estamos cerca de lo que están viviendo, lamentablemente es irreparable pero estamos ahí", agregó.
El lunes al menos diez de los 15 heridos que estaban internados, tras el vuelco de un ómnibus de turismo fueron trasladados en un avión Hércules a Buenos Aires para que puedan completar sus tratamientos médicos en hospitales cercanos a sus domicilios.
Los pacientes fueron subidos a la aeronave en el marco de un operativo especial de asistencia médica y seguridad, tras ser trasladados en ambulancias desde los hospitales hasta el avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina.
El avión fue configurado especialmente con camillas para el traslado de los heridos en la localidad de San Rafael. La aeronave partió desde la brigada aérea de El Palomar hacia el aeropuerto internacional de San Rafael de Mendoza. Este fue el segundo desplazamiento de un avión militar a Mendoza, dado que el lunes otro Hércules trasladó hacia Buenos Aires a las víctimas mortales y sus familiares.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico