Según Touriñan, los parámetros que rigen la coparticipación "son vetustos"

El jefe de la bancada de diputados del FpV en la Legislatura, Javier Touriñan, participó ayer -junto a otros legisladores de la ciudad y Gabriela Dufour, titular de la comisión parlamentaria de Hacienda- de la reunión convocada por el Ejecutivo municipal que apunta a discutir en forma anticipada la ley de coparticipación de impuestos que rige en la provincia, dado que el actual régimen es transitorio.

El régimen actualmente vigente había sido prorrogado en el mes de junio luego de haberse fijado originalmente en 2014. El objetivo entonces era el reconocimiento a ciudades como Puerto Madryn y Rada Tilly como las que más habían crecido según el censo de 2010, pero que participaban en el esquema de distribución de la renta, ajustados a los datos censales de 1980.
De este modo, se reajustaron todos los índices con los que participa cada ciudad, incrementando como contrapartida la masa a dividir entre comunas, que pasó del 10% del total al 11%. Como contrapartida, Comodoro varió de un índice histórico del 33,21% a un actual 30,4%.
Si bien los legisladores sostienen que a nivel monetario no implica pérdidas para lo que la ciudad debe recibir, a nivel local existe un alerta por la disminución de porcentualidad que cada vez dista más de la incidencia poblacional del 35% (según el censo de 2010) que aplicará por ejemplo en la participación sobre el 15% de los fondos del endeudamiento.

ANTES DE LAS ELECCIONES
Con ese telón de fondo Comodoro -al igual que otras ciudades como Rada Tilly- promueve que esa discusión no se deje para las vísperas del plazo mencionado, sino que comience a producirse ahora que la Provincia recibirá -y deberá coparticipar internamente– los fondos del endeudamiento y los pagos por la coparticipación indebidamente retenida por parte de Nación.
Respecto de esa discusión, Touriñan consideró que "plantean no sin razón que se anticipe la discusión porque 2017 es año electoral y podría contaminar el tratamiento", por lo que anticipó que desde la Legislatura emitirán un proyecto de declaración para que el Ejecutivo provincial adelante el debate por una ley de fondo.
"Hoy no hay un perjuicio hacia Comodoro, pero es cierto que los parámetros con los que se miden los índices de coparticipación han quedado vetustos y hay que ir reformulándolos hacia otro esquema distinto", admitió.
Según señaló, tomar únicamente los niveles poblacionales que arrojan los censos cada 10 años son períodos excesivamente largos para poder evaluar cómo se modifican las condiciones de una ciudad o región, por lo que consideró que deben tomarse otros puntos de origen para evaluar el tema.
Entre los indicadores que podrían incluirse en la nueva ley, el diputado mencionó por ejemplo el Producto Bruto Interno de cada ciudad; necesidades básicas insatisfechas; el grado de responsabilidad fiscal en el cumplimiento de las obligaciones de los contribuyentes de distintas localidades; el crecimiento o caída económica; y las obras necesarias para el desarrollo integral de cada comunidad.
"Son medidas que se pueden ir dando junto a los parámetros económicos de producción, en una provincia donde las actividades tienen altibajos por períodos (petróleo, pesca, turismo) y que podrían tenerse en cuenta para ir compensado distintas situaciones que producen inequidades en la provincia", planteó.

ACUERDOS DIFICILES
Otro eje a tener en cuenta está dado por los porcentuales de distribución históricamente asignados a los municipios de primera y segunda categoría, donde el ascenso basado en el crecimiento poblacional hace que cada vez más comunas participen del mismo monto, mientras que cada vez menos ciudades se mantengan en la segunda categoría disponiendo sin embargo del mismo porcentual histórico para distribuir.
Ello da la paradoja entonces de que hoy a una comuna como Lago Puelo no le convenga ascender a "municipio de primera" porque percibiría menos ingresos que manteniéndose en la liga de los de segunda.
"Habría que ver, por ejemplo, la posibilidad de que Provincia cediera un punto más (pasar del actual 11% a un 12%) y reevaluar esa división que va a llevar en algún momento a que el último municipio de segunda se quede con toda la torta que corresponde a la categoría", planteó de modo figurativo, para indicar que se trata de una discusión de fondo en la que deben acordar todos los municipios, algo que por otra parte consideró "muy difícil" porque la realidad de cada comuna es muy distinta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico