Según una de las monjas, las bóvedas tenían "destino mortuorio"

La religiosa se lo habría confirmado al intendente del partido bonaerense de General Rodríguez, Darío Kubar, luego de que en el monasterio en el que el que el ex secretario de Obras Públicas pretendió ocultar bolsos con casi 9 millones de dólares, fueran halladas tres bóvedas.

Lo dijo en declaraciones formuladas esta mañana a medios radiales y televisivos, en las que, además, el jefe comunal señaló que, según el testimonio de una de las monjas, esas bóvedas -ubicadas en la capilla- "tenían destino mortuorio".

"El tamaño era de un nicho de 1,20 metros de altura, un largo de 2 metros y un ancho aproximado de 1,20 a 1,50 metros. Es un tamaño que daba para una bóveda", precisó Kubar, quien indicó que, en ese espacio, en el que habían tres bóvedas, dos de ellas tenían una tapa que pudo ser removida, mientras que, en la tercera, "se procedió a cortar y, cuando se destapó, estaba llena de escombros".

El intendente del partido bonaerense de General Rodríguez estuvo presente en el allanamiento que se realizó el sábado en el convento donde el ex funcionario José López arrojara bolsas con dinero en la madrugada del martes pasado.

Kubar explicó que en el piso de baldosa de la capilla del Monasterio de las Hermanas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora de Fátima los investigadores encontraron un sector cubierto por una alfombra y que, al destaparla, encontraron tres bóvedas.

Agregó, también, que, según le "manifestaron" efectivos presentes que no identificó, "había un sistema cerrado de cámaras de seguridad que iba a ser revisado por personal técnico de la Policía Bonaerense", y aclaró que ese sistema "no tiene conexión con el que tiene la Municipalidad".

Al requerirle una opinión sobre el hallazgo, Kubar pidió "ser muy cauto" porque se trata de "un lugar de culto", y afirmó que, según manifestara la monja presente a la fiscal Alejandra Rodríguez, uno de los lugares "lo habían hecho por error y por eso lo taparon".

De todas maneras, el intendente recordó que su antecesor, Juan Pablo Aguilera, era "habitué del convento más allá de su vínculo con (el ex ministro de Planificación Federal) Julio de Vido y con José López".

Por otro lado, agregó que Aguilera pertenecía a la agrupación Oktubre y que, "por lo que comentaban los vecinos, participaba de reuniones que se interpretaban como una amistad generada por el culto, con el obispoRubén Di Monte", fallecido en abril pasado, que tenía vínculos con ahora ex funcionarios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico