Segunda jornada de juicio: se escucharon cinco testimonios

Con la declaración de cinco personas se concretó esta mañana la segunda jornada de juicio por el crimen de Domingo Expósito Moreno, que tienen como imputados a Nadia Kesen y Sergio Solis. Cuatro auxiliares de la justicia y un médico del servicio de emergencias 107 fueron los testimonios escuchados en el tribunal. Asimismo con el acuerdo de partes se dio por desistidos tres testigos policiales.

El tribunal de debate fue compuesto por los jueces Mariano Nicosia, Jorge Odorisio y Daniela Arcuri; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Adrián Cabral, fiscal general; la querella en representación de Carolina Gaya y los padres de la Víctima presentes en la sala fue ejercida por Sergio Romero.

La defensa de Kesen fue ejercida por Guillermo Iglesias y la de Solis por Lucía Pettinari y Vanesa Vera, abogado particular y defensoras públicas respectivamente. También se hizo presente en la sala una profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito.

El primer testigo fue un oficial de servicio de la Seccional Segunda quien toma injerencia en el hecho confeccionando el Acta de intervención primaria. Lo ponen en conocimiento en forma radial, se dirige al lugar del hecho, calle Santa Cruz al 570 y procede a preservar el lugar del homicidio. Recordando que al llegar el médico la víctima se encontraba ya sin vida. También memoró entrevistarse con Carolina Gaya quien le refiere que el Expósito Moreno tenía problemas por la custodia de su hija con Kesen.

Luego declaró el médico que trabajaba para el servicio 107 de emergencias quién recibe la comunicación que había una persona herida con arma de fuego. Se dirige al lugar y encuentra un hombre que yacía en el piso, sin vida. Constata la muerte y se retira del lugar.

El tercer testimonio fue el de un suboficial de policía que recibe una comunicación que en la calle Santa Cruz se ha producido un hecho de arma de fuego. Llega al lugar casi de inmediato y encuentra un grupo numeroso de personas y una mujer muy cerca del cuerpo. Recuerda que Gayá le describe al agresor que descendió del Gol como una persona alta, vestida de negro y con capucha. A los pocos minutos llega el oficial de servicio y la ambulancia.

Seguidamente se escuchó la palabra de una licenciada en Criminalística quién toma las medidas para confeccionar el croquis de la escena del crimen. Entre los dos vehículos estacionados estaba el cuerpo con gran cantidad de sangre. Por último, prestó declaración otro servidor público de Criminalística quién realizó la planimetría y una inspección ocular de un vehículo secuestrado en la Seccional Segunda.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico