Senado mantiene impeachment a Dilma tras pedido de anulación de Diputados

La decisión de Maranhao, cuyas consecuencias jurídicas todavía no están claras, fue adoptada en momentos en que el Senado se apresta para una votación que puede separar a Rousseff del poder durante al menos seis meses.

El presidente del Senado de Brasil, Renan Calheiros, decidió ayer mantener el proceso de enjuiciamiento político de la presidenta Dilma Rousseff, pese a que el presidente interino de la Cámara de Diputados, Waldir Maranhao, había solicitado su anulación.
El Senado recibió un oficio en el que Maranhao, del derechista Partido Progresista (PP), solicitó que fueran devueltos a la Cámara Baja los autos del proceso contra Rousseff.
El juicio político contra la mandataria fue aprobado por la Cámara Baja el 17 de abril con los votos de 367 diputados sobre un total de 513.
Maranhao anunció ayer su decisión de anular esa votación y convocar a una nueva sesión por entender que "ocurrieron vicios" en el proceso, que fue conducido por el presidente ahora cesado de Diputados, Eduardo Cunha.
En opinión de Maranhao, quien junto con la anulación determinó una nueva votación del pedido de "impeachement" de Rousseff, los "vicios" anulan el "pleno derecho" de la sesión que hizo avanzar la acción contra Rousseff al Senado.
Entre otros, el legislador cuestionó varios aspectos formales de la votación en Diputados, como por ejemplo que los parlamentarios hubiesen anunciado la posición antes de la votación y que la defensa de Rousseff debería haber podido intervenir durante la votación.
No obstante, Calheiros consideró que no procede la decisión de Maranhao y mantuvo la votación en el plenario del Senado, prevista para mañana.
En esa instancia se necesitan un mínimo de 41 votos, sobre un total de 81 senadores, para que la Cámara Alta decida la apertura del juicio político contra la mandataria.
Si eso ocurre, Rousseff será separada del cargo por un plazo máximo de 180 días, durante los cuales asumirá su lugar el vicepresidente Michel Temer.
Según sondeos que realizan medios locales, ya hay al menos 50 senadores dispuestos a votar a favor del enjuiciamiento de Rousseff, el cual ya fue avalado por una comisión especial de la Cámara Alta, que la semana pasada apoyó la acción con 15 votos a favor y cinco en contra.
La decisión de Maranhao, cuyas consecuencias jurídicas todavía no están claras, fue adoptada en momentos en que el Senado se apresta para una votación que puede separar a Rousseff del poder durante al menos seis meses y se apoya en supuestas irregularidades observadas en el trámite seguido en la Cámara baja.
Maranhao, quien asumió la presidencia de la Cámara de Diputados la semana pasada, en lugar de Eduardo Cunha, quien fue suspendido del cargo por la Corte Suprema, aceptó una demanda presentada por la Abogacía General del Estado.
El gobierno y la propia Abogacía General del Estado han alegado que el proceso para la posible destitución de Rousseff comenzó por una supuesta "venganza" de Cunha, un declarado adversario de la mandataria implicado en las corruptelas en la estatal Petrobras. Por su supuesta responsabilidad en ese escándalo, la Corte Suprema suspendió la semana pasada el mandato de Cunha y su lugar fue asumido por Maranhao.
La decisión del presidente interino de la Cámara baja, la primera que adopta desde que reemplazó a Cunha el pasado viernes, ha dejado en el limbo la votación que debe celebrar el Senado esta semana para decidir si se abre un juicio con miras a la destitución de Rousseff.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico