Separan de su cargo a un trabajador municipal que vendía licencias de conducir que eran falsas

Un empleado del sector de licencias de conducir de la Municipalidad de Comodoro Rivadavia fue separado de su cargo por 90 días tras ser señalado como el responsable de la venta de carnets falsos. No se trata de imitaciones de la licencia única nacional sino de la antigua licencia que emitía el municipio y que continúa vigente para quienes la tramitaron hasta 2014. Cobraba entre 2.000 y 4.000 pesos. La Justicia tomará intervención en el caso la próxima semana cuando la comuna remita la denuncia.

Hace dos semanas, la Policía del Chubut y la Agencia provincial de Seguridad Vial se encontraban realizando controles en las calles de Comodoro Rivadavia cuando el conductor de una camioneta Volkswagen Amarok exhibió su licencia de conducir y se constató que no contaba con los sellos necesarios que verificaran su legalidad.
La situación llamó la atención de las autoridades y comenzaron investigar. Los días pasaron y se encontraron con otros carnets con las mismas características.
La investigación terminó de dar sus frutos ayer cuando se determinó que un empleado del área de tramitación de licencias de conducir del municipio cobraba coimas por entregar los carnets falsos a conductores de esta ciudad.
Las "tarifas" variaban dependiendo de la calidad del producto que estaba dispuesto a pagar cada uno de los interesados. Las licencias de menor calidad de falsificación tenían un valor cercano a los 2.000 pesos mientras que las más cercanas a las originales costaban cerca de 4.000 pesos.
El trabajador fue separado de su puesto por 90 días y se le abrió un sumario administrativo interno y se espera que la Justicia intervenga en los próximos días.
El subsecretario municipal de Control Operativo, Mariano Lamberti, le manifestó a El Patagónico que "el sumario continúa avanzando porque seguimos recibiendo nuevas denuncias contra esta persona".
Al cierre de esta edición, las autoridades continuaban recibiendo nuevos datos sobre los carnets que habría entregado el empleado en los últimos días por los que se intensificarían los controles en estos días para localizar dichas licencias.
"Todos los carnets fueron identificados en los controles vehiculares que hacemos en esta ciudad y, hasta el momento, pudimos dictaminar que eran todos de la vieja edición. Es decir eran carnets municipales y no de los que corresponden a la nueva licencia única de conducir", detalló Lamberti.
El funcionario municipal lamentó la situación y destacó que se continuará trabajando para que estas situaciones no se vuelvan a repetir en las calles comodorenses. "Este tipo de escenarios no solo se dan en los empleados municipales sino que tenemos que cambiar como sociedad y ayudar para que no tengamos que lamentar este tipo de noticias" sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico