Servini pidió a la FIFA una representación en la comisión de regularización en AFA

La magistrada envió una cédula de notificación al suizo Gianni Infantino, lo que representó un primer avance de negociación después de las versiones en torno al desconocimiento de la medida y a la posible desafiliación deportiva de la Asociación del Fútbol Argentino.

La jueza federal María Romilda Servini solicitó ayer formalmente a la FIFA una representación en la Comisión de Regularización dispuesta para la AFA y convocó a una audiencia para el próximo jueves a las 15 con todas las partes intervinientes en el conflicto político-institucional, al tiempo que los dirigentes del fútbol argentino ratificaron que hoy se realizará la Asamblea de Representantes para votar la Super Liga.
La magistrada envió una cédula de notificación al presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino, lo que representó un primer avance de negociación después de las versiones en torno al desconocimiento de la medida y a la posible desafiliación deportiva de la AFA.
La audiencia se llevará a cabo en el despacho de Servini situado sobre la calle Tucumán y en ella tendrán participación directivos de FIFA, miembros del gobierno nacional, de la Inspección General de Justicia (IGJ) y dirigentes del Comité Ejecutivo de la casa madre del fútbol.
Servini tiene la intención de sumar dentro de la Comisión de Regularización al ex juez Alberto Piotti, que actualmente se desempeña en la AFA como veedor por la causa que investiga la administración del contrato televisivo de Fútbol para Todos.
La FIFA designó el viernes ese cuerpo, que será integrado entre cinco y siete miembros, para administrar las actividades de AFA por el término de un año, plazo máximo en el que se fijarán nuevas elecciones para presidente. Con esa misma medida, se desplazó del cargo a Luis Segura, cuyo mandato interino terminaba el jueves próximo, y se designó como nuevo titular de la entidad al actual secretario ejecutivo, Damián Dupelliet.
Segura, sin embargo, desconoció la remoción, cuestionó esa medida, abandonó Estados Unidos antes de la final de la Copa América Centenario para evitar cruzarse con Infantino y se auto confirmó en el cargo, como volvió a hacerlo ayer en diálogo con Télam después de las versiones de una renuncia, algo que tarde o temprano se consumará el jueves cuando caduque su interinato.
En medio de un escenario caótico, que alcanzó ribetes incrédulos cuando la sede de Viamonte 1.366 recibió una falsa alarma por amenaza de bomba, los dirigentes del Comité Ejecutivo se reunieron por la tarde en las oficinas del presidente de Huracán, Alejandro Nadur, en el barrio de Boedo, para determinar los pasos a seguir en el conflicto.
Participaron, entre otros, Daniel Angelici (Boca Juniors), Hugo Moyano (Independiente), Marcelo Tinelli (San Lorenzo), Rodolfo D'Onofrio (River), Juan Sebastián Verón (Estudiantes de La Plata) Raúl Gámez (Vélez Sarsfield), Armando Pérez (Belgrano de Córdoba) y representantes del ascenso.
Despejados los riesgos de desafiliación por los contactos entre Servini y la FIFA, los dirigentes confirmaron la realización de la Asamblea de Representantes para mañana a las 16 en el predio "Julio Grondona" de Ezeiza, aunque trascendió que podrían acordar un cuarto intermedio para continuar los días siguientes con las negociaciones en torno al reparto de dinero y la modalidad de la competencia.
La Asamblea necesita 39 directivos para dar quórum y 61 votos positivos entre los 75 representantes para aprobar la modificación del Estatuto de AFA que habilitaría la concreción del nuevo torneo.
La Super Liga, impulsada por cuatro de los clubes grandes -Boca Juniors, River Plate- Racing Club y San Lorenzo de Almagro- y sus aliados de Primera División (en contra del sector de clubes chicos, del ascenso y del interior liderados por el titular de Independiente, Hugo Moyano), solo podrá ver la luz si se modifica el estatuto.
La principal traba para conseguir los votos necesarios reside en el acuerdo por el reparto del dinero de los derechos televisivos, ya que los clubes de ascenso exigen el 20 por ciento de la torta y los grandes no están dispuestos a ceder una parte mayor al 12 por ciento.
En caso de aprobarse la Super Liga pero de no poder llevarse a cabo por falta de tiempo para la organización, el torneo de Primera División para la próxima temporada 2016/17 se disputará con el mismo formato del anterior: 30 equipos en dos zonas de 15, con la novedad de cuatro descensos a la B Nacional y dos ascensos a la categoría superior.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico