Sesenta petroleros despedidos por Baker bloquean bases de la empresa

Argumentando una significativa disminución de las operaciones por la crisis petrolera, la empresa Baker Hughes Argentina SRL, contratista de YPF y Sinopec, especializada en entubación y perfilaje de pozos, despidió a los 60 operarios de sus bases de Cañadón Seco y Las Heras. De manera inmediata las bloquearon, aunque la contratista ya había replegado parte de sus equipos móviles hacia Comodoro Rivadavia.

Caleta Olivia (agencia)

El Sindicato Petrolero de Santa Cruz se declaró en alerta y movilización, en consonancia con lo que también resolvió el plenario nacional de secretarios generales de gremios de trabajadores convencionales y jerárquicos que ese mismo día deliberaban en Mendoza para plantear alternativas conjuntas tendientes a contrarrestar la crisis internacional que afecta a todos los yacimientos del país y que pone en riesgo miles de puestos laborales.
En Cañadón Seco hubo 10 cesanteados que conforman la totalidad del plantel, incluyendo al delegado gremial, Ariel Chaile, con una antigüedad de 20 años de servicio.
"Cuando el miércoles nos presentamos a trabajar nos esperaba un contador para ponernos en conocimiento de que la empresa rescindía de nuestros servicios", contó a El Patagónico Chaile, quien ayer protagonizaba el bloqueo en el portón de acceso a la base junto a sus compañeros y otros integrantes del cuerpo de delegados del gremio de base.
El vocero directo de los despedidos dijo que ellos venían trabajando normalmente; es decir sin percibir restricciones operativas por lo cual les llamaba mucho la atención que el fenómeno de la crisis hubiera alcanzado a esa empresa.

NO JUSTIFICAN LOS ARGUMENTOS

En tanto otro de sus compañeros, con 25 años de servicios, consideró que este tipo de situaciones bien puede ser un "globo de ensayo" de los grupos empresarios para evaluar la reacción de los trabajadores con el objetivo de ir avanzando en un masivo programa de cesantías.
En la base de Cañadón Seco, a partir de ayer custodiada por dos efectivos policiales por turno, solo quedaron las oficinas ya que los cuatro vehículos de operaciones habían sido replegados hacia dependencias que la misma empresa posee en Comodoro Rivadavia, según aseguraron los ahora desocupados.
En tanto, en Las Heras el delegado de la misma empresa, Eduardo Vilches, indicó que aún quedan herramientas de trabajo y que ellos bloquean la base para evitar que Baker las retire.
"Están jugando con la familia de cada compañero y pedimos que se retrotraigan los telegramas. A nosotros nadie nos dio una explicación y no justificamos las causas", puntualizó.

FUNDAMENTOS DE LA CONTRATISTA

Las notificaciones entregadas a los obreros que luchan por su reincorporación señalan que "como es de público conocimiento, la empresa se encuentra atravesando una grave crisis que afecta fuertemente las operaciones, las que han disminuido en forma significativa por falta de trabajo resultante de la caída de contratos con empresas productoras".
"Por los motivos expuestos, debemos comunicarle la extinción de la relación laboral con la empresa, a partir del día de la fecha. Indemnización, liquidación final y certif. art 80 LCT a su disposición en términos de ley. Queda Ud. debidamente notificado", expresa cada una de las notas fue llevan la firma de Ricardo Martínez, directivo de Baker Hughes Argentina SRL.
Desde Mendoza, donde participaba del Primer Plenario Petrolero de la República Argentina, el secretario general de los petroleros de base de Santa Cruz, Claudio Vidal, confirmó que los dirigentes de trabajadores de todos los yacimientos emitieron una declaración declarando el alerta y movilización con el objetivo de mantener las fuentes laborales ante la crisis que afecta a este sector industrial.
En su exposición reseñó que en Santa Cruz las operadoras bajaron 44 equipos de perforación y el miércoles "nos encontramos que se ha despedido a cerca de sesenta compañeros".
"En consecuencia –sostuvo- nos toca pelear contra los empresarios que entienden que la rentabilidad la obtienen dejando trabajadores en la calle, quitando derechos y achicando salarios".
Al mismo tiempo sostuvo que los dirigentes gremiales "podemos pensar distinto, pero tenemos un mensaje claro y unificado para el sector empresario y político porque hasta ahora veníamos entablando diálogo, pero todo tiene un límite y esto ya es demasiado".
Respecto de las actuales autoridades del gobierno nacional, les pidió "que se pongan del lado del trabajador petrolero y no vengo a pedir que subsidien, sino que nos paguen el salario que nos merecemos por nuestro trabajo en el campo".
Finalmente sostuvo que el sector político "tiene la obligación de defender a los trabajadores porque el sector empresarial nos aprieta y se siente muy poderoso".
"Nos viene amenazando desde el 31 de diciembre diciendo que los despidos serían masivos, pero le decimos que los sindicatos vamos a defender a los trabajadores y no los van a poder sacar de los yacimientos", afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico