Sheila Lincheski: a los 10 comenzó a escribir y a los 14 logró su primer libro

La joven que - cursa aún la secundaria - vive en Caleta Olivia. Su último libro se puede comprar escribiéndole a su cuenta en Facebook.

Sheila Marlén Lincheski comenzó a escribir a los 10 años y a los 14 publicó su primer libro. Los primeros 300 se vendieron casi en menos de dos meses y por ello, se lanzó una nueva tirada con más de 500 ejemplares.

Si bien nació en Vicente López, provincia de Buenos Aires, actualmente vive en Caleta Olivia, Santa Cruz. Ahora con 15 años se encuentra publicitando "La Mirada Ambigua",el cual aún no llegó a Comodoro pero se puede comprar escribiéndole a través de su cuenta en facebook.

Sheila reconoce que sus propios compañeros, - ya que aún cursa la secundaria – le dan mucho aliento y mucho apoyo para seguir con la escritura que tanto ama a tan corta edad. "Mi próximo libro estoy pensando que sea una novela. Lo estamos pensando. Está en camino", adelantó en diálogo con Radio Del Mar.

"Los compradores han sido desde gente adulta hasta de mi edad. Me doy cuenta así quién los compra y quién los lee. Es de todas las etapas", aseguró.

El pasado 26 de noviembre la Legislatura de Santa Cruz declaró de interés provincial el libro "La mirada ambigua".

SINOPSIS

"Cuando empiezas a detectar determinados patrones en tu entorno, cuando empiezas a analizar las implicaciones del lenguaje-determinadas frases hechas, la elección de ciertas palabras, las connotaciones-, cuando empiezas a darte cuenta de qué hay detrás de todos estos pequeños gestos cotidianos que antes te parecían espontáneos e inocuos, ya no puedes dejar de verlo. Y a menudo los demás no ven lo que quieres decir y creen que estás jugando a buscarle la quinta pata al gato, que quieres politizarlo todo, al menos yo, fui evocando cada traición, cada ironía con las letras, fui buscando las diferentes perspectivas que tenía en mis costados. Años de daños y peldaños tatuados en la retina que he terminado plasmando en estas hojas, demostrando tanto inestabilidades y los cambios rotundos que habitan en cada ser y principalmente, las diferentes miradas que tenemos todos.

Al final, encuentro cura al transcribir mi locura en palabras.

Son fantasmas que golpeo, aunque no pueda tocarlos.

¿Acaso también lo has logrado o compadecido?

Si no lo has hecho, entra en este nuevo círculo hasta estudiar, llegar a desconocer y diseccionar cada milímetro de espacio interno hasta no entender nada."

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico