"Si hacemos las cosas bien podemos clasificar", reconoció Claudio Ubeda

Con la derrota 3-0 frente a Ecuador, Argentina quedó ubicada en el quinto y penúltimo puesto del hexagonal final con tres unidades, a uno de distancia de sus próximos rivales, Venezuela y Brasil, a quienes deberá vencer para llegar al Mundial sin depender de otros resultados.

Claudio Ubeda, entrenador del seleccionado argentino sub 20, asumió que su equipo jugó "el peor partido" en el Campeonato Sudamericano de la categoría la noche del lunes, lo que pagó con una goleada ante Ecuador (3-0) y la salida temporaria de los cuatro puestos clasificatorios para el Mundial de Corea del Sur.
"Fue el peor partido que jugamos. No le pudimos encontrar la vuelta en casi ningún momento. Habíamos planificado hacer las cosas a nuestro ritmo, pero evidentemente no pudimos", declaró Ubeda en conferencia de prensa.
Argentina quedó ubicada en el quinto y penúltimo puesto del hexagonal final con tres unidades, a uno de distancia de Ecuador y sus próximos rivales, Venezuela y Brasil, a quienes deberá vencer para llegar al Mundial sin depender de otros resultados.
"Perdimos volumen de juego. Con Colombia nos pasó, pero en una parte del partido. Frente a Ecuadro fue más notorio. Tenemos que recuperarnos rápidamente", analizó tras la caída en el estadio Atahualpa de Quito, segunda desde el inicio de la ronda final.
"Aprendemos a defendernos con la pelota y no sin ella, entonces si la tenemos poco tiempo le vamos a dar más chances al rival", reflexionó el ex DT de Huracán y Racing.
Luego, el técnico argentino hizo mención a los ingresos de Ezequiel Barco y Matías Zaracho en lugar de Brian Mansilla y Julián Chicco respectivamente y admitió que no fueron efectivos para intentar dar vuelta 0-1 del primer tiempo.
"Con los cambios intentamos tener más la pelota, algo que nos costó demasiado. A veces hay partidos en los que los cambios resuelven situaciones, pero esta vez siguió todo igual", dijo, de manera autocrítica, en alusión a las modificaciones en el equipo.
Al ser consultado sobre si la altura de Quito (2850 metros sobre el nivel del mar) influyó en el rendimiento de sus jugadores, el técnico aseguró que fue un "factor determinante".
"Es una realidad que los ecuatorianos están súper adaptados a jugar en este territorio. Fue algo que se notó en demasía y fue un factor determinante", afirmó.
No obstante, se mostró esperanzado de cara a los dos últimos compromisos: "Creo que todavía tenemos chances porque quedan seis puntos en juego. Si hacemos las cosas bien podemos clasificar".
Ubeda tomó como un hecho positivo que Brasil sea el siguiente rival, mañana, pues consideró que el clásico puede servirle al seleccionado argentino para "demostrar lo que es como equipo".
"No hay nada mejor que después de una derrota así nos toque un rival como Brasil para poder demostrar lo que Argentina es como equipo y puede dar. Ojalá que haya un cambio rotundo respecto de lo que se vio en este partido", concluyó.
Argentina y Brasil jugarán mañana desde las 22.30 en el estadio Olímpico Atahualpa de Quito, por la cuarta fecha del hexagonal final del Campeonato Sudamericano de Ecuador 2017, que otorga cuatro cupos para el próximo Mundial de la categoría de Corea del Sur.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico