Si hoy no tienen respuesta, los vigiladores dejarían sin combustible a la región

Ayer avanzaron en la primera audiencia, mientras que hoy los trabajadores de la seguridad privada podrían definir si retoman medidas de fuerza. Una de las posibilidades es detener la actividad en las plantas de YPF en Comodoro Rivadavia, Puerto Deseado y Río Gallegos.

La audiencia entre los vigiladores y representantes de las empresas petroleras pasó a un cuarto intermedio, así que las partes seguirán con sus negociaciones hoy, aunque con el conflicto latente. "Ahora estamos en el sindicato para disfrutar de un asado y vamos a esperar la resolución", decía relajado anoche el secretario general del Sindicato de Vigiladores, Julio Gutiérrez.
El jueves y viernes de la semana pasada, los vigiladores se ubicaron en la playa de tanques de YPF en Km 3, complicando así las maniobras de carga (aunque aclararon que nunca las impidieron). Pedían que la contratista saliente de YPF, Expasa, y la entrante, G4, participaran de la audiencia de conciliación.
"Está el compromiso de YPF de la incorporación de toda la gente. Hemos pedido los salarios caídos porque decimos que esta gente tiene responsabilidad por parte de YPF en la seguridad y estos 15 trabajadores van a perder su fuente de trabajo. Ya es un mes y medio de salario caído", apuntó el titular de los vigiladores en Radio del Mar.
El pedido de los vigiladores es que los 15 trabajadores de seguridad privada que realizaban tareas para Expasa de patrullaje y vigilancia de instalaciones y yacimientos de YPF en Chubut y Santa Cruz, pasen a G4, garantizándoles así la continuidad laboral. Ya llevan dos meses de negociaciones sin éxito.
"Yo, por el bien de la comunidad, de YPF y de la paz social, espero que YPF esté a la altura de las circunstancias. Esperamos que salga de la audiencia 'humo blanco'. Si no, tenemos gente apostada en las distintas plantas: Comodoro Rivadavia, Puerto Deseado y Río Gallegos. Nuestra respuesta va a ser una medida de fuerza", amenazó Gutiérrez.
"Por el bien de la comunidad, y para no llevarle ningún sobresalto por el combustible, esperamos que YPF entienda que los trabajadores tienen derechos y ellos se los quieren quitar", señaló. "Si no tenemos respuesta, le vamos a parar a YPF las tres plantas que tienen. La región no va a tener combustible", añadió.
"Esto es una responsabilidad estricta de YPF, y también de Expasa que nos dejó rehenes de su picardía", agregó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico