"Si no estás conmigo, no estás con nadie"

Esa advertencia y la amenaza de que volvería a su provincia en un cajón fueron las palabras que utilizó Néstor Álvarez, un vendedor ambulante de Puerto Madryn para mantener privadas de su libertad a su ex pareja y su hija de 12 años, que habían viajado para visitarlo desde Buenos Aires. Por el hecho se encuentra detenido.

Un vendedor ambulante, identificado como Néstor Álvarez, fue imputado de privar ilegítimamente de su libertad mediante amenazas a su ex pareja y a la hija menor de ambos en una casa de alquiler temporario ubicado en la zona sur de la ciudad de Puerto Madryn. "Vas a volver a Buenos Aires en un cajón, si no estás conmigo no estas con nadie", la amenazaba el sujeto, según la denuncia, para impedir que la mujer regrese a junto a su hija a la provincia de Buenos Aires, de donde son oriundos.

La causa se inició a través de la Asesoría de Familia, a raíz de un llamado telefónico, lo cual generó que la Fiscalía de intervención a la División de Investigaciones de la Policía.

El llamado alertaba de la posible comisión privación de la libertad de la mujer y su hija de 12 años. Cuando la Policía arribó al lugar, el sujeto les confirmó que se encontraba junto a la mujer y su hija pero que no les permitiría hablar con ella ya que "se encontraba en el departamento de motus propio y que estaba comenzando a mejorar su relación de pareja, que no era necesaria la intervención de ningún organismo del Estado".

Cuando la policía logró separar a la mujer y a su hija del hombre, y allí fue que denunció que "no aguantaba más la situación de maltrato y amenazas y que estaba allí en contra de su voluntad".

La mujer detalló que viajó desde Buenos Aires para que su hija vea a su padre con la promesa de que a los dos días regresarían. Pero esto no ocurrió ya que el mismo día que arribaron a la ciudad comenzaron las amenazas. "Si no sos mía no sos de nadie" y "vas a volver a Buenos Aires en un cajón", le decía el sujeto al enterarse que la mujer había formado una nueva relación de pareja.

La Fiscalía le imputó el delito de "Privación ilegítima de la libertad agravada", prevista por el artículo 142 del Código Penal. En tal sentido, la ley aplica una pena de "dos a seis años, al que privare a otro de su libertad personal", cuando "el hecho se cometiere con violencias o amenazas". Asimismo, tomó intervención el Juzgado de Familia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico