"Si no hablo es porque me enseñaron a no ser traidor"

Muchas veces dijo que se iba a referir al tema, variando la fecha a después del 25 de octubre o pasado el 22 de noviembre. Ambos hitos electorales quedaron atrás, pero Néstor Di Pierro considera que si bien deberá hacerlo, todavía no es el momento de decir lo suyo en relación a la causa federal inicialmente denominada "Apadrinados" y que tiene hoy varias secuelas incluyendo delitos financieros que ahora pasaron a la órbita del fuero provincial.
No obstante, ayer sostuvo que va a "mostrar" lo que tiene y que fue una causa "totalmente armada" entre referentes del poder político y del Poder Judicial para "sacarnos del medio".
"Algunos nos quisieron hacer ir de esta gestión por la puerta de atrás y nosotros nos vamos mañana (por hoy) por la puerta de adelante y mirando a la cara a la gente. Algún día le van a tener que dar explicaciones a la gente. Yo estoy dispuesto a darlas; voy a hablar y si no lo hago todavía es porque me enseñaron a no ser traidor, a que la palabra vale y desgraciadamente hay en algunos papeles que yo tengo gente que yo quiero mucho y que no la quiero involucrar porque sé que no tienen absolutamente nada que ver, pero por eso no muestro las cosas que tengo; por respeto a algunas familias que yo quiero mucho; pero obviamente que hubo connivencia de varios sectores: poder político, Poder Judicial; de algunos a los que evidentemente les molestábamos".
Así, consideró que fue "una causa totalmente armada, no solo contra mí. Creo que lo hicieron para sacarnos del medio, pero no pudieron porque ahí está; la gente ya no come vidrio; sino no hubiéramos tenido el resultado que tuvimos en las últimas elecciones. Yo confío mucho en la inteligencia de la gente, del votante" finalizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico