Siete pacientes recibirán los órganos de la niña fallecida a raíz de un accidente

Médicos de la Fundación Favaloro y de los hospitales Alemán de Buenos Aires y Regional de esta ciudad realizaron la ablación de órganos a la niña de 7 años que registraba muerte cerebral tras un accidente automovilístico. Le extrajeron los riñones, córneas, hígado, corazón y páncreas. Serán trasplantados a siete pacientes en espera.

"Gracias a la generosidad y el acto de amor de la familia de la niña fallecida", como destacó el equipo médico, siete personas –que estaban en lista de espera para ser trasplantadas- tienen ahora una esperanza de vida.
El operativo de ablación desarrollado ayer en Comodoro Rivadavia estuvo a cargo de Juan Fernández, especialista en terapia intensiva del Hospital Regional y coordinador en esta ciudad del INCUCAI (Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante).
En diálogo con El Patagónico, el médico confirmó que el miércoles se diagnosticó la muerte cerebral de la niña y esa misma noche con la autorización de la madre de la nena -teniendo en cuenta que el padre sigue internado en grave estado en la terapia intensiva del Hospital Regional tras el accidente automovilístico que protagonizaron la semana pasada-; se inició el operativo multiorgánico.
De esa forma, dos equipos de especialistas de la Fundación Favaloro y el Hospital Alemán de Buenos Aires, arribaron ayer por la mañana a esta ciudad en vuelos sanitarios. Cerca de las 11 ingresaron al Hospital Regional y se inició el proceso de ablación junto a médicos locales.
Fernández detalló que se ablacionaron los riñones, el hígado, el páncreas, el corazón y las córneas. Entonces, eran siete los pacientes potenciales que ayer mismo iban a ser trasplantados. Todo el procedimiento demandó más de 24 horas desde la tarde del miércoles hasta alrededor de las 15 de ayer que partieron los vuelos con los órganos hacia Capital Federal.

ACTO DE AMOR
Fernández destacó la decisión adoptada por la familia de la niña en medio de tanto dolor. Calificó esa entereza como "un acto de amor de la familia" para salvar otras vidas.
Fernández además valoró que esa decisión contribuye a generar conciencia en la sociedad respecto a la donación de órganos. "En pocas horas se trasplanta a pacientes que están esperando por un órgano", dimensionó.
El coordinador también valoró la participación del cirujano cardiovascular José Arigoli, quien fue capacitado por el INCUCAI y colaboró en "acortar los tiempos" que se necesitan para el éxito de la ablación.
Las fuerzas de seguridad cumplieron también un rol importante para completar el operativo. Entre policías e inspectores de tránsito se encargaron de abrir paso a las ambulancias que trasladaron los órganos desde el Hospital Regional al Aeropuerto Mosconi.
Jorge Romero de la Fundación "Esperanza y Vida", que fomenta la donación de órganos, reflexionó: "gracias a esta familia y ese ángel hay una luz de esperanza, sobre todo acá en Comodoro Rivadavia que estamos tan lejos de Buenos Aires. Sabemos que es un momento doloroso, la familia eligió continuar la vida después de la vida, va a seguir viviendo en otra gente, en otros niños".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico