Signada por la tragedia

Otilio Catrihual fue asesinado el 20 de setiembre de 2010 en un multirrubro del barrio San Martín del que ahora se ocupa su hija Angélica, quien ahora se debate entre la vida y la muerte en la sala de terapia intensiva del Hospital Regional.
El de Otilio es uno de los tantos crímenes impunes que hay en Comodoro Rivadavia. Según declaró alguna vez la propia Angélica a El Patagónico, a ese comercio el hombre lo había levantado con mucho esfuerzo y cada vez que lo asaltaban (que no eran pocas), si estaba su hija no se resistía y entregaba la plata que disponía, pero cuando estaba solo enfrentaba a los delincuentes.
En 2004, un joven con antecedentes lo asaltó, Otilio le arrojó agua caliente y el ladrón le tiró a matar. Catrihual se salvó pese a la gravedad de las heridas, mientras el delincuente fue absuelto luego de permanecer detenido algún tiempo.
El lunes 20 de setiembre de 2010 lo mataron en un asalto. Esa noche estaba solo y se resistió; le pegaron un tiro en el pecho.
Según averiguaciones que hizo la propia familia en el barrio, quien lo mató fue el mismo que lo había herido de bala en 2004. Se decía que fue por venganza, pero nadie nunca quiso denunciar.
Angélica últimamente había puesto cámaras de seguridad en el comercio ubicado en Rivadavia al 3.500 y se mantenía siempre alerta ante posibles robos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico