Sigue libre el dueño del pitbull condenado por la muerte de un nene

Pese a que el lunes se conoció el inédito fallo contra Horacio González, quien fue condenado a 8 años de prisión, sigue en libertad porque el fallo aún no está firme. Fiscalía solicitó la detención que debe ser definida por el Tribunal Oral.

La fiscal de juicio, Claudia Cendoya, solicitó que por el monto de la sanción que recibió Horacio González, el hombre condenado a ocho años de prisión -como autor del delito de homicidio simple – luego de que su pitbull matara un nene de dos años, se procediera a su detención.

El requerimiento del Ministerio Público ahora debe ser resuelto por el Tribunal Oral en lo Criminal IV de La Plata, el mismo que emitió anteayer el veredicto condenatorio inédito, así lo indicó el diario El Día de La Plata.

El caso ocurrió al mediodía del 29 de mayo de 2014, cuando González ató al volante de un coche abandonado al perro, sin bozal ni cartel de precaución, sobre la calle Bonpland al 900. Santiago Veer jugaba en la vereda y al acercarse al automóvil, que ellos usaban de 'casita', resultó atacado por el pitbull, que lo mordió en la cara y el cuello causando heridas que desembocaron en la muerte.

Durante el fallo, el juez Germán Alegre, fundó el "dolo eventual" en la "creación voluntaria por parte de González de una situación de peligro para los bienes jurídicos de terceros por el modo en que dejó al animal en la vía pública".

También que "el resultado mortal no fue la consecuencia de un descuido momentáneo, sino el corolario de una situación de peligro consciente que el imputado venía desarrollando desde tiempo atrás al hecho".

Deben tenerse en cuenta también las "declaraciones de testigos respecto de que el imputado desde un tiempo atrás acostumbraba a dejar perros atados dentro del automóvil y desoyó advertencias previas al hecho de personas del barrio, que lo alertaban sobre los riesgos para terceros que entrañaban los perros en las condiciones que los tenía, adoptando González una actitud de indiferencia frente a la posible concreción de tales riesgos", aclaró el juez.

En el fallo se mencionó que un vecino contó que se acercó a González, que tenía en sus brazos el cuerpo sin vida del menor, con su cabeza desgarrada, y que cuando vio que le iba a efectuar un disparo al perro, le pidió que no lo hiciera, porque "la iba a pasar muy mal". Y dijo que igual le tiró, pero no mató al pitbull, y después de ello el imputado decidió degollarlo con una cuchilla.

Asimismo, el doctor Fabián Musto, defensor González, adelantó que apelará el fallo a casación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico