Siguen suspendidas las clases en la Escuela N° 111

A una semana del reclamo público por la presencia de roedores en la escuela N° 111 "Mar Argentino", hasta el momento no hay fecha estimada para el comienzo de las actividades. Desde la dirección del establecimiento comunicaron que continúan con los trabajos de limpieza.

Desde la dirección del colegio N° 111, Sandra Martínez, señaló a El Patagónico que las clases "siguen suspendidas hasta nuevo aviso y se termine el periodo de limpieza profundo que se indicó", aseguró luego de la polémica denuncia planteada por padres ante la presencia de roedores en la institución.

Sobre el tiempo estimado que llevará la desinfección, la cual comenzó el viernes 6 de noviembre, la directiva manifestó que "vamos evaluando día a día de acuerdo a las posibilidades de la gente que está realizando los trabajos".

En lo que respecta a los trabajos de limpieza en el exterior de la escuela, Martínez explicó que se encuentran en el último tramo de desmalezamiento: "sacaron tamariscos y hay una cuadrilla barriendo. También está la gente de Obras Públicas en lo que es la parte edilicia, que colocará los burletes en las puertas para que no ingresen los roedores", detalló.

Una vez finalizado estas últimas obras a cargo del área de Obras Públicas, estiman que estarán en condiciones de dictar nuevamente las clases en el colegio de zona norte. "Hay que colocar además un vidrio en el gimnasio y luego los porteros están limpiando los espacios institucionales y vamos monitoreando esos trabajos".

"FUIMOS REHENES"

Por otra parte, la directora del colegio aseguró que una vez que se hizo pública la problemática el pasado el jueves, un grupo de 20 padres se acercó a la entidad y los increpó. "Fuimos rehenes dentro de la institución el día viernes. Los padres ejercían presión en la puerta, estábamos con el portero y la administrativa".

Ante tal escenario tuvo que intervenir personal policial de la Unidad Regional, y la Seccional de Mosconi para que la situación no pase a mayores. "Eran bastante padres, que nos intiman, nos piden explicaciones que yo las daba en la puerta de la escuela, ejercieron presión, nos gritaban, un papá se venía encima de mí y nos dijeron ´de acá no nos movemos hasta que venga la supervisora´. Quedamos privados de la libertad, no podíamos salir y estuvimos de rehén hasta las 23 horas" relató.

Además señaló que desde el primer momento "no tengo ningún certificado de alumno intoxicado, tengo dos certificados de alumnos con escarlatina" y agregó que "desde el jueves que ellos presentan la nota, el viernes se dan estos hechos, si hay un alumno grave nadie se acercó a supervisión a decir nada".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico