Simulador de emociones

El tribunal que lo condenó a cadena perpetua fundamentó que Claudio Lamonega simuló una afectación emocional cuando los policías lo informaban del hallazgo de los cuerpos. Su actuación no se condecía con los signos clínicos de pulsaciones cardíacas y saturación informadas por el personal de salud del hospital local.
"Esta clara maniobra de simulación coincide con los indicios de personalidad descriptos por siete testigos. Estos testimonios definieron a Lamonega como una persona fría, calculadora, inteligente, callada y ermitaña", señalaron.
Asimismo, esas características se condicen con la falta de empatía y los mecanismos de su personalidad que el especialista en psiquiatría y psicología, Herminio Gonzales, relató durante el juicio.
Como corolario del análisis, los magistrados indicaron el resultado de la autopsia psicológica forense realizada por el Equipo Técnico Multidisciplinario (ETM) de la Procuración. La prueba determinó el bajo riesgo de las víctimas, la puesta en escena y confirmó que el autor de los asesinatos no era ajeno al grupo familiar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico